top of page
5000-x-1000.jpg
  • Foto del escritorLa Noticia al Punto

Rosa de los Vientos del 13 de marzo de 2023, por Israel López Chiñas



Rompen el silencio. Familiares, simpatizantes y amigos, exigen respeto al trabajo militar y libertad a 4 detenidos


“Pueblo uniformado que también se le espera en casa sano y salvo”. La manifestación de la sociedad en alrededor de cuarenta ciudades del país a favor del personal militar, del Ejército Mexicano, Marina Armada y Guardia Nacional, reveló las condiciones en que viven los familiares del personal consagrado a la Seguridad Nacional como a la Seguridad Pública hasta el 2028, de acuerdo con la Carta Magna. Las Fuerzas Armadas en el sexenio de la 4T, y, dicho sea de paso, en la austeridad.


La respuesta de familiares, amigos y simpatizantes de los militares se quiera o no, desde las esferas de los poderes en nuestro país, resultó la emergencia de problemas que no ha logrado superar la Federación. La marcha en el territorio nacional trascendió el “silencio cómplice” de la clase política mexicana que exige a las Fuerzas Armadas encarar a la criminalidad, le impone más obligaciones, aunque no hace crecer a sus elementos y sus familias. Ahora es válido aquello que el Mando debe concebir, preparar y conducir con responsabilidad a su personal. “Yo fui a dónde nadie más quería ir. Fui a combatir”, decía una cartulina.



Las madres, esposas, hijas, hijos y otros familiares de los integrantes de las fuerzas castrenses, personal en situación de retiro, simpatizantes civiles, caminaron y manifestaron en las calles, plazas públicas, cerca de las unidades militares, Plazas de Armas y Plaza de la Constitución en la Ciudad de México, a fin de exigirle al “Comandante Supremo” de las Fuerzas Armadas, presidente, Andrés Manuel López Obrador, que “respete el trabajo y el ejercicio profesional de los militares” y en esa tesitura libere a los cuatro elementos por su presunta participación en los asesinatos de cinco civiles del municipio de Matamoros, Tamaulipas.


Aunque el nombrado, residente de Palacio Nacional, precisamente el 10 de marzo, durante su soliloquio condenó la manifestación nacional en apoyo de la tropa y mandos por los hechos donde perdieron la vida cinco personas por los cuales están “siendo juzgados” elementos del Ejército Mexicano; Andrés López Obrador sostuvo, “es una marcha… Tiene propósitos nada justos, sanos que supuestamente para defender el ejército”. Agregó el Jefe Nato, “que nadie se deje engañar puede estar promovido por los mismos delincuentes para echar la culpa al Ejército”.


Las personas que caminaron y estuvieron en los mítines en la capital del país como en las ciudades del interior de la República, donde hacen sus vidas las familias de los militares integrados a las sociedades, vimos a los ataviados con un símbolo verde olivo, pantalón, camisa, mascada, gorra y moño, con una bandera nacional mostrar su condición social y no emergieron los supuestos criminales tras esa movilización; nada que ver con las respuestas de los delincuentes cuando secuestran vehículos para incendiarlos y bloquear carreteras, y asaltar la serie de comercios.



Lo que mostraron con su marcha las familias que la encabezaron, es la necesidad de que se les atienda, es tener en cuenta al personal de las Fuerzas Armadas de “manera integral”. Le pidieron al presidente López atender a los hombres bajo su responsabilidad como Alto Mando, que los soldados lleguen sanos y salvos a sus hogares pues sus familias los esperan. En consecuencia, la movilización de este domingo fue “en apoyo a los militares”, y no al secretario Luis Cresencio Sandoval, titular de la SEDENA, ni para AMLO como mañosamente se quiso vehiculizar.


Respecto de la cuestión particular de los cuatro elementos procesados, AMLO, informó públicamente que, tras conocerse el caso de los jóvenes asesinados en Nuevo Laredo, Tamaulipas, su primera instrucción “fue que se investigue”; recalcó que “quienes llevaron a cabo la investigación de los hechos fueron los mismos oficiales del Ejército mexicano”. O sea, “quienes fincaron responsabilidades a los militares, fueron los mandos del Ejército, y eso no se hacía antes. Comentó “satisfecho” el Jefe Nato.

En la Ciudad de México, los varios cientos de manifestantes hicieron sentir la presencia de familiares y simpatizantes y la necesidad de que le cumplan al personal de las fuerzas armadas que no se les entregan ni equipos ni materiales suficientes, quienes hasta tienen que pintar su uniforme. Durante el trayecto del Ángel de la Independencia al Zócalo, resonó suficientemente fuerte: “Soldado amigo, el pueblo está contigo” y “Apoyo total al Ejército Nacional”. Los marchistas dijeron: “el personal sólo obedece órdenes en los operativos en contra de la delincuencia”; a propósito del caso en el cual están procesando a los cuatro elementos.


Solamente les faltó a esos marchistas conocedores del ejercicio militar, a propósito de los Altos Mandos y Jefe Nato, “ningún comandante podrá justificarse con los errores de sus subordinados”. Con esa cimiente, el contingente ingresó a sus demandas, las actuaciones de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, al interpretar que “se centran” en los derechos humanos de los delincuentes; sin considerar las condiciones en que participan los militares en los operativos para proveer seguridad pública, enfrentando bajo diferentes circunstancias a la criminalidad.


En los municipios de provincia, la modestia por el total de participantes no impidió ni restó fuerza las solicitudes; en el estado de Guanajuato en los municipios de Irapuato, Salamanca y Celaya se procuraron los apoyos, “totales para el Ejército Mexicano” como la petición de “libertad para los cuatro elementos detenidos injustamente”.


Esta situación debiera entenderla el gobierno del estado de Guanajuato porque tiene “mando” de fuerzas policiales, estatal y municipal, cuyos familiares debido a la cantidad de policías asesinados como de ataques durante los operativos y en sus descansos, están muy preocupados ya que también los atacan en sus casas o camino a ellas. Es una cuestión que los familiares de los militares pusieron al descubierto; pero no es cuestión única se extiende a las policías donde también es alto riesgo.



El gobernador, Diego Sinhue Rodríguez, comunicó en la “1ª Asamblea General de Socios 2023” de la Federación Mexicana de la Industria Aeroespacial -FEMIA-, hecho en San Miguel de Allende, en Guanajuato: “le estamos apostando al Clúster Aeroespacial, por lo cual durante los próximos años seremos líderes en esta materia a nivel nacional”, es probable, sin embargo, el estado también necesita seguridad pública profesional y por esa razón su gobierno debe trabajar con esa finalidad.



Topografía.

Planimetría. Marcha 18M, respuesta de la 4T VS sociedad civil



Siempre en contra sentido a la sociedad civil, esta semana, a instancia del presidente Andrés Manuel López Obrador, deberá movilizarse el personal de su administración y el aparato de Morena en todo el país, que incluye a gobernadores y representaciones legislativas y municipales, para llenarle el Zócalo de la Ciudad de México y mostrar que el pueblo le ama por “defender la soberanía nacional” como ha expresado el dirigente nacional del partido marrón, Mario Delgado.



En sí, la marcha es una respuesta desde el aparato estatal para mostrar que tiene, con todos los recursos a su favor, el músculo más fuerte que los grupos sociales que han tomado las calles para defender su derecho a organizar elecciones libres por medio del INE y al voto libre y secreto, y hasta los colectivos de mujeres que le reclamaron el pasado 8 de marzo por el abandono del Estado ante la creciente violencia contra ellas en todo el país.


El rodeo es la conmemoración de un aniversario más de la expropiación petrolera emprendida por el general Lázaro Cárdenas del Río, presidente de la República aquel 18 de marzo de 1938.


En Guanajuato, como en la marcha de respuesta a la movilización ciudadana del 13 de noviembre en defensa del INE previo a la votación de la reforma constitucional fallida en materia electoral que quería imponerse desde Palacio Nacional, las senadoras y diputados federales y locales y dos alcaldes morenistas en la entidad, de Silao y Salamanca, tendrán nuevamente la responsabilidad de preparar el traslado y avituallamiento de quienes acudirán al 18 de marzo y, si se puede, mover algo en los municipios de la entidad.


Será la primera prueba de fuego, por cierto, en materia de organización de una movilización, para David Martínez Mendizábal que se estrena como coordinador de la bancada morenista en el Congreso del Estado, en sustitución de Ernesto Millán Soberanes.



Martínez Mendizábal proclive a la exquisitez académica y no a la tarea de convencimiento y atracción de masas a una causa política, tiene en sus manos esta responsabilidad como parte del engranaje de Morena ante la carencia de un gobernador. En todo caso, de ser necesario, quien puede acudir en su rescate es su esposa, la senadora Martha Lucía Mícher, coordinadora nacional de las bases de apoyo de Marcelo Ebrard y quien en Guanajuato optó por Marcelino Trejo para que asuma esa función.


Veremos si David Martínez, siempre peticionario de cuentas claras en el Congreso, ofrece a la sociedad guanajuatense explicación clara de donde salen todos esos recursos para una movilización ordenada desde Palacio Nacional.


Comments


bottom of page