top of page
  • Foto del escritorLa Noticia al Punto

Rosa de los Vientos del 11 de mayo de 2023, por Israel López Chiñas



La verdad debe ser conocida y los responsables afrontar su papel en la historia: juez ordena al MP federal investigar posibles negligencias de Hugo López-Gatell


Para muchos mexicanos, con esa declaratoria del término del estado de emergencia epidemiológica frente a la pandemia por el COVID-19 en consonancia con la dada por la OMS señalando el fin de la pandemia, la historia no termina ahí. Y no es porque deberá la población mantener medidas de prevención por la presencia permanente de la enfermedad o porque piensen que debemos de prepararnos como país frente a lo vendrá en el futuro, no, esos mexicanos exigen justicia y castigo a los responsables de más de medio millón de muertes y los daños que quedaron en muchos de los sobrevivientes, porque, a fin de cuentas, a su parecer, los responsables de la conducción del país resultaron "negligentes" de manera criminal ante la gravedad de la pandemia.



Como se sabe, en los primeros días del 2020, gracias a la asesoría de Hugo López-Gatell Ramírez, quien menospreció la COVID-19 comparándola con gripita, el presidente Andrés Manuel López Obrador, actuó en consecuencia, asegurando que no pasaría nada e invitando a la gente a evitar el distanciamiento social. En aquellos momentos, López-Gatell refirió que a lo sumo habría alrededor de 3 mil muertes, mucho menos que las provocadas por otras enfermedades.


Cuando llegó la pandemia, López-Gatell no tuvo el valor de informar del estado de cosas al presidente y hasta aceptó que la pandemia vendría a la baja un 19 de abril de 2020. Hasta López Obrador se burlaba de la situación con su invulnerabilidad y su “Detente”. Luego de que se sostuvieran las medidas de suspensión de actividades y los contagios y muertos se acumulaban, hubo un ajuste del zar anti-Covid, hablando ya de 6 mil muertes.


Con la enfermedad sin freno, no tardó López-Gatell en asegurar que al final serían 30 mil los muertos y en un escenario catastrófico hasta 60 mil. Posteriormente, se quedó callado y con frialdad dijo que los muertos eran eso, sólo muertos.



Llamado por muchos el Doctor Muerte, quedó en claro, ante la carencia de los preparativos ante la pandemia, sin medicinas, con ajustes en el personal médico y con una enorme tardanza para conseguir y luego distribuir las vacunas, que al final arrojaron más de 333 mil muertes oficiales y otras 300 mil muertes más registradas por los problemas respiratorios, anormales, notadas en las oficinas del Registro Civil del país, se elevaron las voces para la reclamación de cuentas, inclusive en el orden internacional, dada la protección presidencial al funcionario que hasta creyó ser el suspirante a la Presidencia de México.


Ayer, se supo que si hay quienes en los hechos quieren respuestas y que se pague por la negligencia. Un juez federal instruyó a la Fiscalía General de la República (FGR) que cumpla con una investigación en contra de Hugo López-Gatell, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, quien fue el encargado de la "emergencia sanitaria" por COVID-19 en México.


El juez, del Centro de Justicia Penal Federal en el Reclusorio Sur de la Ciudad de México, Arturo Medel Casquera, revocó la determinación del Ministerio Público Federal, que había decidido no ejercer acción penal contra el funcionario por las presuntas omisiones en las que habría incurrido durante la pandemia.


Le pidió que consulte con los expertos qué otra acción pudo haber sido eficaz o se dejó de hacer por parte del gobierno mexicano y de sus funcionarios como en el caso del subsecretario correspondiente”, señaló el juzgador durante una audiencia.



El juez actúa ante un caso presentado por el abogado, Javier Coello Trejo, quien pidió el amparo de la justicia federal ante la negativa del MP a investigar a López-Gatell, a nombre de la familia del ciudadano Felipe del Carmen Jiménez Pérez, quien falleció víctima del virus por presunta negligencia de las diversas autoridades.


Ayer, el abogado dijo en un comunicado: “Reiteramos que seguiremos por la vía jurídica, reclamando justicia para las miles de víctimas indirectas que, por la falta de deber de cuidado, negligencia, falsos informes dados a la población, haber ocultado ante la nación la realidad de lo que esta epidemia causaría, responsabilidad que recae, en quien por ley tenía obligación de preverlo y deber de cuidar la salud de los mexicanos”, se lee en el comunicado que compartió este miércoles.


Esta exigencia de justicia también es la exigencia de aclarar punto por punto qué paso desde los primeros días. Las cifras fueron manipuladas y las decisiones del gobierno fueron cuestionables en muchos momentos. Si no se logra en México, el siguiente paso será exigirlo en las cortes internacionales.


La tarea es importante, a fin de que no vuelva a pasar esta tragedia.



En Guanajuato, aunque la crisis de manejó de forma diferente y bajo las directrices nacionales, también es importante transparentar todo lo que sucedió. Hoy en día, Daniel Alberto Díaz Martínez, le debe al pueblo guanajuatense un informe amplio y claro sobre cada momento, pues hubo más de 15 mil muertes reconocidas y otras 10 mil halladas en el registro civil por INEGI, asociadas, antes de pensar en ser candidato… a lo que sea.



Topografía.

Altimetría. Los Villarreal, corrosivos


La dupla que conforman en la política nacional, los hermanos Villarreal García (Luis Alberto y Ricardo) elementos de la membresía del partido conservador PAN quienes emergieron con la revelación de corrupción inmobiliaria de panistas en la Ciudad de México, alcaldía Benito Juárez, porque en San Miguel de Allende, Guanajuato, en donde han gobernado también cuentan con una treintena de denuncias penales en agravio al erario municipal, fueron colocados de inmediato en la lista negra del PAN estatal, porque podrían afectar negativamente a sus abanderados en el 2024.





Los Hermanos Villarreal García representan todo un Caso de Foco Rojo para el panismo guanajuatense, porque les han puesto el dedo desde la capital del país; pero tienen muchos pendientes que pasa por casinos y moches en el estado de Guanajuato. Para el proceso electoral de 2024 cuando se renueven, Gubernatura, Congreso Local y 46 Ayuntamientos, se considera menester que Luis Alberto y Ricardo, se alejen del partido.


En el momento, Luis Alberto Villarreal, es el esposo de María Teresa Jiménez Esquivel, gobernadora del estado de Aguascalientes, con quien contrajo nupcias en agosto del año pasado. El sanmiguelense ya anda muy activo en Aguas buscando espacios de participación, desde la organización de la feria hasta otros negocios; se cree que ese vínculo con Mari Tere que implica la cercanía con el dirigente nacional del PAN, Marko Cortés, hará volver en 2024 a Luis Alberto al Congreso de la Unión, cuando se le termine el periodo Ricardo como diputado federal.


Por qué la nomenclatura estatal de Acción Nacional está creyendo un verdadero riesgo político a los hermanos Villarreal García, pues además de los señalamientos, han estado haciendo su grupo en el panismo que incluye alcaldes, a quienes han ofrecido su fronda como lograr apoyos para el ejercicio; sin embargo, el “horno electoral” ahora no está para bolillos; dicen que las fuerzas albiazules tienen una gran misión en los procesos electorales del 2024, dedicar sus esfuerzos a los triunfos, sin desviar los esfuerzos a las cuestiones personales de todos la militancia.


El cambio de actitud radical del panismo de Guanajuato con respecto a los Villarreal Brothers. El 16 de marzo, pasado, en una conferencia de prensa en San Miguel de Allende, el dirigente estatal del PAN, Eduardo López Mares, tras de aceptar como correligionario de Acción Nacional a Edgar Briones, exdirector de Desarrollo Social del municipio, ofreció a Ricardo Villarreal García como suspirante a la candidatura del PAN por la Presidencia Municipal de SMA, cargo al cual no consiguió reelegirse su hermano Luis Alberto durante la proceso municipal pasado del 2021.


Ricardo, abogado por la Libre de Derecho (preferido de panistas), fue alcalde en el municipio, de octubre de 2015 a marzo de 2018 cuando dejó el cargo para buscar la diputación federal que obtuvo. El hermano mayor Luis Alberto, estudió la licenciatura de Derecho en la Universidad Lasallista Benavente de Celaya, fue alcalde de San Miguel de Allende, y también senador de la República, en 2018 resultó electo alcalde en la Ciudad Patrimonio de la Humanidad. Los Villarreal García que hace dos meses estaban en el ánimo del jefe político estatal panista, ahora, son una especie de "mala influencia" por estar en la corrupción inmobiliaria.


Aunque aún se esperan los resultados de la treintena de denuncias por daños al erario municipal de SMA, interpuestas, ante la Fiscalía General del Estado, donde es titular el controvertido, Carlos Zamarripa Aguirre, encargado de procuración de justicia de todo el país, más criticado por el residente de Palacio Nacional, Andrés Manuel López Obrador, al que ha señalado como quien no ha cumplido con sus tareas y debido a ello Guanajuato sigue siendo, el territorio estatal con más asesinatos.



Lo que resulte de la justicia guanajuatense sobre los Villarreal García, será el “grado de corrosión” de los hermanos para el panismo estatal rumbo al 2024. En San Miguel de Allende no hubo sorpresa alguna por los asomos de posibles prácticas de corrupción, es un secreto a voces.


Comments


bottom of page