• La Noticia al Punto

Ni Pacto, Ni Guerra…… Ni estrategia

Ing. Everardo Ramírez Landeros


Después del atentado que sufrió el secretario de seguridad de la Ciudad de México, Omar García Harfuch, donde lamentablemente perdieron la vida dos de sus escoltas, el Presidente Andrés Manuel López Obrador comunicó a través de un video publicado en sus redes sociales, qué reafirmaba su estrategia de llamar a la población a portarse bien para así disminuir la creciente tasa de delincuencia que agobia a nuestro País.

En otras tragedias causadas por el crimen organizado, el Presidente ha hecho declaraciones como, “los criminales merecen nuestro respeto”, “los voy acusar con sus mamás” y “vamos a curarles el alma para que ya no hagan travesuras”. Por lo visto y según datos de su misma secretaria de seguridad pública se puede concluir que esta estrategia no es ni será eficiente.

En 18 meses de gobierno Morenista se han registrado más de 53 mil asesinatos; son varios los cuestionamientos que nacen a partir de los operativos mal ejecutados por parte de las fuerzas Federales, como el llamado “Culiacanazo” en Octubre del año pasado. López Obrador ha informado que fue el quién dio la orden de liberar Ovidio Guzmán López, faltando así de forma abrupta a su promesa tantas veces repetida en campaña de “nadie por encima de la ley”.

La historia se repitió el pasado 20 de Junio, cuando fuerzas Federales emprendieron un operativo fallido en el estado de Guanajuato, dejando como resultado una terrible experiencia de zona de guerra en tres municipios y 33 asesinatos tan solo en ese fin de semana. Este tipo de problemas también se hace frecuente en Estados como, Tabasco, Veracruz, Tamaulipas, Estado de México, Michoacán y Jalisco, siendo estos y en ese orden los más peligrosos para viajar. Ahora pareciera que contrario a la promesa Obradorista, “todos por encima de la ley”, asimilándose cada vez más a una “tierra de nadie”.

Lejos de dar una explicación donde se trazase una ruta firme para contratacar al crimen organizado, el problema se volvió, más bien, político, culpando a Partidos ajenos al federal. Tal fue el caso de Jhon Ackerman, quién aseguró en su cuenta de twitter que el atentado en contra del secretario de seguridad fue una maniobra para desestabilizar a la 4T.

Este problema nos afecta a todos por igual, exigimos que se dejen de politiquerías y cumplan con su trabajo y promesas de campaña, entendemos que es un problema muy complejo, pero él nos aseguró que tenía manera de combatir los problemas que hoy por hoy nos agobian. Anteriormente como opositor, AMLO tenía todas las soluciones, hoy como presidente, tiene todos los pretextos.


Compartir por Whatsapp

Compartir por Telegram