• La Noticia al Punto

DE LO DICHO A LO HECHO

Ing. Everardo Ramírez Landeros


Otra vez una vaga ilusión nos abordó. Durante el pasado fin de semana, el Presidente López Obrador visitó algunas de las zonas que más han sufrido el crecimiento de violencia a causa del crimen organizado, en su reunión con los gobernadores de Jalisco y Guanajuato, AMLO manifestó su interés por reducir los niveles de inseguridad.

Los mandatarios se enfocaron en un discurso claro y esperanzador, donde fuerzas municipales, estatales y federales trabajaría en conjunto y coordinación, buscando una estrategia REAL para que los ciudadanos recuperemos nuestra paz, misma de la que no hemos gozado en los últimos años.

La inseguridad crece día a día, nos agobian las noticias cada vez más frecuentes sobre, cobro de piso a emprendedores, asesinatos a inocentes, guerra de carteles, entre otras tragedias de las cuales los ciudadanos somos víctimas. La impotencia se vuelve colectiva, nos enteramos por medios oficiales que las fuerzas armadas son desplegadas a la frontera sur, esto para evitar las olas de inmigrantes a los Estados Unidos.

Parte de nuestros recursos son utilizados para dar gusto a los caprichos del Presidente de otra nación, sería acertado incluso calificar de antipatrióticas las ordenes en las que claramente se defiende una promesa de campaña hecha por Donald Trump, antes que los intereses de nuestra República.

Pues la ilusión que los mexicanos recibimos este fin de semana duró muy poco. Luego de que se virilizó en redes sociales un video en el que supuestos integrantes del CJNG presumían su armamento, el Primer Mandatario invitó a la gente “del Mencho” a portarse bien, a dar y recibir abrazos en lugar de balazos, a no aplicar la Ley del Talión, pues según él, nos quedaríamos “tuertos o chimuelos”. Descartó la posibilidad de que lo exhibido en el vídeo sea comparable con un ejército, y si, otra vez aseguro que su administración heredó este problema.

A pesar de que tantos medios le han hecho la observación, en la que se le explica que el no heredó nada, sino que, el obtuvo por medio de una elección democrática, el puesto de Septuagésimo Noveno Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, haciendo campañas en las que se autodenominaba “la Esperanza de México”. Nuestro Presidente pareciera no entenderlo aún, no señor, usted no heredó, el pueblo confió en usted porque dijo que podía, porque prometió una transformación, porque nos prometió bienestar, crecimiento y prosperidad, promesas que desgraciadamente no ha cumplido.

Le recordamos que su movimiento fue mayoría, esfuércense en hacer realidad lo que dijo en campaña y dejen de buscar culpables en administraciones pasadas, sino no puede, tome el consejo que le dio a los anteriores mandatarios, haga su renuncia y deje de perjudicar a nuestra muy amada Patria.

Quiero expresar mi solidaridad a las familias que perdieron a un ser querido por esta guerra que nos carcome, no vamos a dejar de exigirle a los gobernantes justicia por las muertes ejecutadas por estos grupos criminales, no vamos a aplaudir sus negligentes estrategias, se terminó la campaña, es hora de gobernar.


Compartir por Whatsapp

Compartir por Telegram