BANNER-1-945-ANCHO-X-520-ALTO-PX (1).gif
  • La Noticia al Punto

Comportamiento financiero, por Guillermo Dellamary

El estilo de vida que desarrolla un corredor de bolsa, un inversionista en bienes inmuebles o un asesor en fondos diversos, acarrea distintos problemas, desde el punto de vista emocional. Veamos algunos de ellos:

A) El concepto nos induce a comprender el impacto emocional de todas la personas que su vida gira en torno al dinero, particularmente a la hora de decidir en la mejor manera de administrar el efectivo en una forma altamente productiva. El hecho de tener la responsabilidad de un portafolio de alto riego, es ya en sí un tema de elevada tensión. Por lo que es la primera consideración, tener estabilidad emocional con un alto índice de sangre fría y un buen nivel de seguridad para no temerle a los riegos.

B) Desde luego, las actividades financieras son para estudiosos de la materia y no para audaces novatos, que pretenden ganar dinero comprando acciones y criptomonedas, por medio de una aplicación y experimentar con un dinero que no están dispuestos a perder. Al menos hay que estudiar bien éste tipo de actividades y no aventarse sin la información adecuada.

C) Los que se dedican a la actividad financiera, tienen mayor dominio del miedo a perder y saben calcular mejor los riesgos. En cambio los principiantes fluctúan entre ilusiones de ganar pronto y mucho y desarrollan una ansiedad obsesiva por el miedo a ver desvanecer su inversión. Por lo que es fundamental no ver las finanzas como un golpe de suerte, sino como resultado del trabajo, la experiencia y el conocimiento.

D) Los profesionales ya se dan el lujo de prestar sus servicios a terceras personas, es decir, invierten con el dinero de los demás, bajo la premisa de dar buenos resultados. En cambio el incipiente principiante, inicia con sus ahorros y en el peor de los casos con su liquidez mensual. Poniendo en riesgo el presupuesto familiar.

E) Solo los más experimentados deben estar mejor preparados para las inversiones de corto plazo, en cambio la mayoría es mejor que se ubique en las inversiones de más largo plazo. De ésta manera se reduce la tentación de creer que se puede hacer dinero fácil y pronto, como lo llegan a creer los apostadores.

F) Dado que las actividades financiaras pueden ser muy absorbentes, se corre el peligro de obsesionarse y dejar muchas otras activados y relaciones familiares, como le suele suceder a los adictos. Así que hay que tomar en cuenta la moderación y el equilibrio.

Los temas emocionales, sea por impulsividad o por una influencia negativa, juegan un papel importante en los hombres de negocios que quieren explorar las actividades financieras, sobre todo en la compra de acciones y criptomonedas. Y si ese es su campo de acción, prepararse muy bien mentalmente, para no caer en dificultades y salir exitoso de los retos.


Compartir en Whatsapp

Compartir en Telegram

0 comentarios