top of page
5000-x-1000-mujer.jpg
  • Foto del escritorLa Noticia al Punto

Algoritmos del 17 de agosto, por Claudia Padilla



Este jueves nos encontramos entre las definiciones azules, los que se enojan y los que tiraron patadas por creerse en un cuadrilátero.

SOLO DOS QUEDAN

Ya se dio a conocer que el gobernador de Morelos, Marco Antonio Adame Castillo, será el “arbitro” para que se den las cosas claras para la elección de la candidata a gobernadora de Guanajuato, cosa que no gusto a muchos que dejaron fuera sin que se supieran las reglas del juego.

Pero antes de dar a conocer lo que están enojados, el líder Comité Ejecutivo Nacional del PAN, Marko Cortés, dio por hecho que solamente hay dos aspirantes a ser candidatas a la gubernatura, Libia Denisse García Muñoz Ledo y Alejandra Gutiérrez Campos, y punto…

Es por eso por lo que dejó para que sirviera de mediador y que fuera imparcial al ex gobernador de Morelos.

En la reunión estuvo el gobernador, Diego Sinhue Rodríguez Vallejo y el líder estatal, Eduardo López Mares, Libia Denisse García y Alejandra Gutiérrez, donde ya les adelantaron las reglas del juego.

Pero dejó en claro que se harán mesas políticas con el objetivo de lograr los acuerdos a través del diálogo democrático, y recalcó “para elegir a la candidata al gobierno del estado”, para buscar todos los entendimientos posibles, a fin de contar con la mejor propuesta para que continúe el proyecto de gobierno panista en Guanajuato, nada más que le faltó decir que dejaron a varios fuera.

Marco Antonio Adame, quien tampoco era un secreto que estaría como arbitro, luego, luego, dijo que se pondría a chambear como delegado en Guanajuato, y claro que sus primeras reuniones serían con el gobernador, el dirigente estatal, las únicas dos aspirantes y otros panistas más.

Al final ya quedó todo planchado para que sigan dos únicas candidatas, aunque los demás se enchilen.

La pelota ya no está en el aire y la designación tampoco…


QUE LES EXPLIQUEN

Los que se han mostrado muy molestos porque se haya jugado las candidaturas solamente con dos, son la Wera Reynoso y el senador Erandi Bermúdez, quienes reclaman el hecho de porqué los hicieron a un lado, si ni siquiera les explicaron cuáles son las reglas del juego.

Erandi Bermudez pidió que se deje decidir a los ciudadanos y no faltar a los principios que los define como partido, incluso reclamó que en ningún momento le han dado a conocer de manera oficial que solamente habría dos aspirantes, ¡que alguien le avise!

Pues ya enojado, aseguró que no existe ningún comunicado oficial por parte del Comité Estatal en el que se formalice que debe de ser una mujer candidata, es más esa decisión es de acuerdo a los estatutos del PAN y no le corresponde ni a Eduardo López Mares y a Marko Cortés decidirlo de manera unilateral, ¡calmémonos todos!

No es por darle la razón a nadie, pero sí les faltó por lo menos mandarle un mensajito de texto, un fax, un telégrafo, diciéndole que suerte para la próxima, porque es verdad que después de que líder nacional dijera que sería una mujer, a todos aquellos que tenían la esperanza de competir internamente se la quitaron sin decir ¡agua va!

Según tener un nuevo delegado sería para unir al partido y que fueran en un mismo rumbo, pero al contrario hay varios enchilados, con los que tendrán que negociar, porque las cosas no se quedan así.

Al que se enchila, lo desfilan….


EN LA ESQUINA

Ya se está haciendo costumbre que los funcionarios, se golpeen, se zapateen, se piquen los ojos y poco falta para que se escupan, ahora el zafarrancho lo hizo ahora el alcalde de San Diego de la Unión, Juan Carlos Castillo Cantero quien golpeó al regidor Miguel Curpus, a pesar de que son del mismo partido.

Todo sucedió porque el regidor pidió que lo regresaran a su cargo después de pedir licencia, y que quitaran a José Molina Carranza, con quien había un acuerdo de quedar mitad y mitad en el cargo.

Miguel Curpus salió cacheteado, pues fue el mismo alcalde Juan Carlos Castillo quien lo comenzó a golpear, según el regidor sin motivo alguno, ya saben que en esto nadie hace nada, hasta que llegan a las “trompadas”.

Miguel Curpus, aseguró que iba “en buen plan” para entregar el oficio de que quería regresar, pero en la Oficialia Mayor ni siquiera se lo recibieron.

En eso en medio de varios funcionarios municipales el alcalde se aventó de la tercera cuerda y le metió de golpes, al estilo cavernícola a su compañero de partido.

La secretaría del Ayuntamiento, Laysa Flores, defendió al patrón y dijo que el regidor entró bajo los efectos de sustancias ilegales o adictivas, ¡éndele pues! Por eso le pusieron una tunda.

Ahora se presentó una denuncia, no dejarán que Miguel regrese a su cargo, además que le aplicarán la ley del hielo.

El que se lleva, se aguanta…


Yo este jueves me despido como las guacamayas en los libros de texto, disfrazada de otro sabor, nos vemos la próxima porque recuerde que el que “no cae, resbala”.


Comments


bottom of page