• La Noticia al Punto

MANEJO DISCRECIONAL DEL DINERO DE TODOS

Colaboración de Vicente Esqueda


El pasado 23 de abril, se publicó en el diario oficial de la federación, un decreto firmado por el presidente, en el que se establecen medidas de austeridad que se deberán observar en todo el gobierno federal, las cuales más allá de brindar certeza y esperanza en esta crisis, generaron inquietudes y molestias.

Hay medidas que de fondo, plantean graves violaciones a los derechos laborales y humanos de los trabajadores federales, como la reducción de sus salarios hasta en un 25% y la eliminación del pago de aguinaldo de este año; cantidades que en su conjunto, notoriamente no son tan grandes y por lo tanto insuficientes, para hacer frente a la crisis que vivimos.

Aunque intenten justificar las reducciones como voluntarias, ya circulan en este momento, formatos para que los empleados los firmen autorizando los descuentos, y es evidente, que si alguien no lo hace, la permanencia en su empleo se verá cuestionada; así con estas medidas, los empleados con capacidad y conocimiento, seguro buscarán otros empleos, en donde les sea reconocido su desempeño.

Se dijo que no se ejercerá el 75% de lo contemplado para servicios generales, materiales y suministros, y se cancelan 10 subsecretarías; con lo cual se genera la duda, respecto a si el presupuesto originalmente aprobado estaba sobrado; ya que de otra forma, hacer esas reducciones, hará que el gobierno federal entre en un estado de inactividad y reposo, justo lo contrario de lo que se necesita.

A la par de este decreto, López Obrador, envió una iniciativa a la Cámara de Diputados Federal, para modificar la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria, y agregar un artículo por medio del cual, se pueda reorientar la asignación de recursos, asignados en el Presupuesto de Egresos de la Federación.

Es decir, por medio de dicha reforma, se quiere evadir, la facultad exclusiva que tiene la Cámara de Diputados para aprobar el presupuesto; lo cual permitirá, en caso de ser aprobada por los diputados y los senadores, que el presidente decida libremente, el destino final del dinero de todos los mexicanos, puesto que la iniciativa usa varios términos que no son definidos, y que por lo tanto serán interpretados a total conveniencia.

Es evidente, la línea de acción de este gobierno federal, de hacerse de la mayor cantidad de recursos económicos, y destinarlos, a los fines que solo esta administración considera importantes, bien valdría la pena que se abran, y consideren otros puntos de vista.


Compartir por Whatsapp

Compartir por Telegram