• La Noticia al Punto

Las arrugas son el signo más evidente del envejecimiento.Pueden aparecer por malos hábitos

Por María Elena Olmos | La Noticia al Punto

León, Gto. Las arrugas son indeseadas tanto por las mujeres como por los hombres. No todas se generan por el envejecimiento natural, sino que intervienen diferentes factores, debido a esto, es importante diferenciar los diversos tipos de arrugas para implementar el tratamiento más eficaz.

Y es que, más allá de su posible causa, todas se reflejan de la misma manera en la piel y pueden resultar antiestéticas, sobre todo cuando ocurren antes de tiempo. En esta oportunidad queremos clasificar las arrugas de acuerdo a los factores asociados a su aparición.

¿Qué son las arrugas?

Las arrugas son pliegues de la piel que se desarrollan por la constante contracción de la musculatura facial al gesticular. El envejecimiento las evidencia aún más, por las alteraciones que se producen en las capas cutáneas.

La epidermis se torna más delgada y disminuye la cantidad de fibras elásticas y de colágeno, encargadas de otorgar hidratación y firmeza. La capa más profunda de la piel (hipodermis), a medida que transcurre el tiempo, pierde su cantidad de tejido graso.

Tipos de arrugas. Desde el punto de vista clínico, las arrugas pueden ser profundas y superficiales. Estas últimas desaparecen al estirar la piel; lo que las diferencia de las profundas, que no varían cuando se intenta estirar la piel. Todas se expresan de la misma manera, pero varían en su forma de generarse.

Los principales tipos de arrugas.

Estáticas. Se generan por la pérdida natural del volumen de colágeno, tejido y elasticidad. No es necesario gesticular para que se marquen, sino que ya están marcadas en la piel, por los mismos movimientos repetitivos de la musculatura.

Dinámicas. Son las arrugas de expresión. Se generan al fruncir el ceño, entrecerrar los ojos, sonreír y fruncir los ojos. Por ende, son provocadas por la actividad muscular. A menudo, tienden a observarse a partir de los 30 años, momento en el que se recomienda comenzar con el tratamiento preventivo con las aplicaciones de toxina botulínica.

Las arrugas dinámicas más conocidas son las siguientes:

· Las “patas de gallo”, que se marcan de manera notoria al sonreír o, incluso, cuando el rostro se encuentra en reposo.

· Las arrugas horizontales de la frente.

· Las verticales del entrecejo.

· Gravitatorias

Las arrugas gravitatorias son las que se generan como consecuencia del proceso de envejecimiento. Suelen evidenciarse alrededor de los 40 años. El envejecimiento se manifiesta en la disminución del tejido adiposo, la degeneración vascular y la atrofia ósea.

La deshidratación se acentúa.

La piel se torna más áspera y seca.

La dermis pierde luminosidad y tono.

Con el paso del tiempo, el rostro se envejece aún más debido a la disminución de elastina y colágeno de la piel. Se acentúan las arrugas de expresión y la piel cae por efecto de la gravedad. De igual forma, la perdida de la capa adiposa remarca ciertas zonas óseas de la cara y acentúa los signos de envejecimiento.

Las más habituales se observan en:

El cuello.

Los lados del mentón.

Delante de las orejas.

Debemos recordar que, no todos los tipos de arrugas se dan por el envejecimiento, algunas aparecen mucho antes, ya sea por la exposición al sol sin protección, o bien, por los gestos. Adoptar hábitos de vida saludables y una rutina de belleza es determinante para ralentizar su aparición.



Compartir por Whatsapp

Compartir por Telegram

0 comentarios