• La Noticia al Punto

Cruz Azul marcó época con diversos clubes en su historia

A lo largo de su historia, particularmente en sus primeros años en el futbol profesional, Cruz Azul marcó una época con equipos que brillaron con un tricampeonato incluido, o que emocionaron a nivel internacional en la Copa Libertadores.


Desde su llegada a la primera división en 1964, muchos años después de su creación el 22 de mayo de 1927, el equipo pronto destacó en la cancha con la obtención de títulos, dos en sus primeros seis años de vida y siete coronas en poco más de 15 años.


Los primeros se lograron en las temporadas 1968-69 y en México 70, en las cuales la base del equipo era con el portero Roberto Alatorre, los defensas Gustavo “Halcón” Peña y Javier Sánchez “Pierna fuerte” Galindo; y más adelante Héctor Pulido, Octavio “Centavo” Muciño y uno de los primeros ídolos, Fernando Bustos.


Bajo las órdenes del técnico Raúl Cárdenas y con refuerzos que con el paso del tiempo se convertirían en ídolos, la "Máquina" dominó el inicio de la década de los 70 al lograr tres títulos en fila, en las temporadas 71-72, 72-73 y 73-74.


Ya con el “Supermán” Miguel Marín como titular indiscutible y la base que ya existía con “Pierna fuerte” Galindo, Pulido, Muciño y Bustos, se agregaron jugadores como los defensas Javier “Kalimán” Guzmán, el chileno Alberto Quintano y el delantero paraguayo Eladio Vera.


En ese tricampeonato también se dieron a conocer y fueron parte importante futbolistas como Ignacio Flores, quien se adueñó de la banda derecha para el segundo cetro de ese tricampeonato y por muchos años, y también llegó Horacio López Salgado, uno de los máximos artilleros del equipo.


Finales ante América, León y Atlético Español fueron las que debió superar Cruz Azul para quedarse con los títulos en esas campañas y acrecentar, en ese momento, su naciente historia.


Luego de cuatro temporadas en blanco y la salida de algunos jugadores, el equipo cruzazulino llegó nuevamente a la cima del balompié mexicano, logró un bicampeonato de la mano del entrenador Ignacio Trelles y con jugadores como Miguel Marín, “Nacho” Flores y Horacio López.


Junto a ellos estaban Miguel Ángel Cornero, quien a su llegada al club se convirtió en el líder de la zaga, el paraguayo Carlos Jara Saguier, Guillermo Mendizábal, Gerardo Lugo, Rodolfo Montoya y José Luis Cevallos, entre otros.


Pumas de la UNAM y Tigres de la UANL fueron los equipos a los que derrotó Cruz Azul en las finales de las temporadas 78-79 y 79-80, los que significaron las estrellas seis y siete en el escudo del equipo.


Pese al arribo de grandes jugadores al equipo pasaron 17 años para que la Máquina volviera a coronarse, en el Invierno 97 sobre León y con “gol de oro” de Carlos Hermosillo, con un equipo que tenía una base de jugadores que habían perdido la final de la 94-95.


Oscar Pérez, Omar Rodríguez, Juan Reynoso, José Luis Sixtos, Guadalupe Castañeda, Carlos Barra, Joaquín Moreno, Héctor Adomaitis, Benjamín Galindo, Francisco Palencia, Julio César Yegros y Hermosillo, entre otros, estuvieron en esa última conquista celeste.


Aunque no se logró la coronación en la Copa Libertadores 2001, el equipo que llegó a la final de dicho certamen incluso fue la base de la selección de México de Javier Aguirre para enderezar el camino rumbo a la clasificación al Mundial de 2002.


Jugadores como Oscar “Conejo” Pérez, Víctor Gutiérrez, Melvin Brown, Tomás Campos, Francisco Palencia y José Alberto Hernández estaban en ese equipo, algunos jóvenes que aprovecharon la vitrina de la Libertadores para darse a conocer y luego ser seleccionados.


También estaban los foráneos y experimentados como Pablo Galdames, Julio César Pinheiro, Héctor Adomaitis y Ángel “Matute” Morales, quienes hicieron soñar no solo a la afición celeste, sino a todo el futbol mexicano.


“Lo que pasó en la Libertadores no lo he visto con otro equipo, el efecto que causó Cruz Azul, no quiero hablar de más, pero la gente se metió y parecía que estaba jugando la selección, el Azteca se llenaba”, dijo hace unos días el “Conejo”.


Tras superar la fase de grupos, el Cerro Porteño paraguayo fue el rival en octavos de final, antes de medirse con tres clubes argentinos, River Plate, Rosario Central y Boca Juniors, el “xeneize” el que se coronó en penales ante una Máquina que marcó época.

Con información de NOTIMEX



Compartir por Whatsapp

Compartir por Telegram