top of page
5000-x-1000-mujer.jpg
  • Foto del escritorLa Noticia al Punto

ALGORITMOS del 09 de febrero, por Claudia Padilla



Este jueves nos encontramos entre cambios políticos si se pudiera decir así, y las visitas ni tan inesperadas.


MORENITOS


Lo digo en pequeño, porque en Morena se están llevando a políticos no muy grandes al partido y que saben que abonan en “pequeño”, y que si siguen así estarán peor que una bandera de colores otoñales.


Los panistas aseguran que no les duele, le es intramuscular y no lloran porque se vayan del partido, pero algunos son operadores políticos que aportan también en chiquito.


A penas si empezaba la semana, cuando Justino Arriaga, salió sin la camisa azul y se puso una blanca medio teñida de guinda.


¡Chocolates! como los carros que vienen de “gabacho”, les dijo a los panistas acompañado de los diputados federales de Morena, ahora se dio más valor y con todo y todo que en su momento daba ese calificativo a los guindas.


No es necesario poner palabras en la boca de nadie, porque solito el pez por su boca muere, más cuando Justino dijo que no se unía a Morena para tener un puesto político, sino más bien para apoyar en lo que se necesita, ¡Ándele usted! que servicial.


Los que también se pusieron muy serviciales fueron otros funcionarios y funcionarias, como la regidora de Valle de Santiago, Teresa Saavedra, aquella que fue reconocida por operarse la nariz y cobrarlo al erario, nada más para verse más bonita, ella llegó a ser edil por RSP.


También en RSP estaba la regidora de Cortazar, Maricruz Mata, quien es muy gris y que su participación ha sido casi nula en el ayuntamiento.


Entre las que dijeron que tampoco se sentían identificadas con el PAN, es Anaís Lorena Romero Hernández, ex directora del DIF municipal de San Diego de la Unión, que participó en varias administraciones de Dolores Hidalgo.


Coincidieron en que no “brincan” porque quieran un puesto político, solamente se identifican y que están dispuestos a cargar las banderas, si así se los piden.


Creer que se cambian de color les beneficiará, pues ojalá y que no desesperen mucho porque son tan sólo los nombres que se dan, algunos no hacen mucho alborote, pero en esta lista habrá más de mil.


Insisto, en que tienen que hacer mucho trabajo los partidos políticos en evitar que se muevan sus militantes, lo mismo que evitar que se muevan los números a favor de los de Movimiento de Regeneración Nacional.


La dirigente de Morena, Adriana Guzmán Cerna, que antes era del PT, está muy contenta y muy orgullosa, porque también reconoció que andaba tras los huesos de Bárbara Botello para que fuera militante del Movimiento, eso no le costará mucho, puesto que la ex priista dijo que ella sí va y dejando de lado a todos los que ya levantaron la mano, quiere la gubernatura.


ALITO DE NUEVO


A penas han pasado un poquito más de dos meses, que Alejandro Moreno Cárdenas “Alito” visitó Guanajuato para decir que su gallo, su gallo, para la gubernatura del Estado era Mauricio Trejo, alcalde de San Miguel de Allende.


Ahora regresa con “todo” también para ver que no se le salgan del huacal aquellos que no apoyan a su protegida Ruth Tiscareño, pero tampoco ayuda mucho que la dirigente del PRI en Guanajuato no sepa como manejar un partido que prácticamente está en la lona.


Y los pocos que quedan los recluta de municipios donde el Revolucionario Institucional nada más no figura, como los de Celaya.


Ejemplo, Jorge Estopellán, quien ahora es vocero del partido; no le resto que lo metieron de última hora, pero no le fue nada bien en los discursos, ni tampoco en la mediación política, también llevó al tricolor a un divisionismo, cuando traicionó a su amigo Javier Contreras.


La que supuestamente le echa porras, es la regidora de Celaya, Claudia Salazar, gris en el ayuntamiento, que presume lo que supuestamente hace y que pretende solucionar las cosas con tardes de café.


Como esos personajes son los que apoyan a Ruth, hay otros que dicen que también, pero son de los que avientan la piedra y esconden la mano.


Esos son a los que “Alito” quiere poner en cintura, supuestamente, porque nadie va a dejar de lado la “autoridad” que tiene la también diputada local.


Claro que fieles a sus costumbres, ya están preparando las tortas del “Chavo” para acarrear a la gente y no se vea que no quieren al dirigente nacional del PRI.


Alejandro Moreno quiere hablar con la militancia, decirles que sí se puede, aunque no ha dicho qué, porque ganar las elecciones está en duda, en este momento no ganan ni a la matatena ni jugando solos.


Ya veremos que promete y después de la regañada, ver quien también se pasa a Morena porque no les gusta que les digan que hacer.


Yo mejor me acomodo en el banco como aquellos que esperan que los quieran en otro color, nos vemos la próxima porque el que “no cae, resbala”.


Comments


bottom of page