top of page
5000-x-1000.jpg
  • Foto del escritorLa Noticia al Punto

Venden litro de huachicol a $40 en costera de Acapulco

Tras el paso del huracán Otis, la ciudad de Acapulco se ha enfrentado a una serie de desafíos, incluyendo la escasez de combustible. Los habitantes han recurrido a la reventa de gasolina extraída de las gasolinas saqueadas a precios exorbitantes, llegando a vender el litro hasta en 40 pesos.



La rapiña en las estaciones de recarga y las largas filas en las gasolinas bajo control policial han llevado a algunos acapulqueños a buscar combustible con los llamados "huachicoleros del huracán" para satisfacer sus necesidades básicas, como la movilidad dentro del municipio o para buscar refugio con familiares y adquirir víveres.

En un recorrido por la ciudad, se detectó un punto de venta de combustible de origen dudoso sobre la Costera Miguel Alemán. A plena luz del día, una camioneta se estacionó ofreciendo gasolina a los vehículos que transitaban en ambas direcciones, sin ninguna intervención de las autoridades. Se informó que un litro de gasolina se vendía a 40 pesos.

Además, se observará a dos individuos transportando tambores y bidones de gasolina en un vehículo blanco, colocando letreros que indicaban "gas" y "gasolina" con el símbolo de pesos.

Un propietario de una gasolina en la colonia Zapata, que pidió permanecer en el anonimato por razones de seguridad, explicó que, en los primeros días posteriores al huracán, cientos de personas saquearon estaciones de servicio, algunos para llenar sus vehículos, y otros con la intención de revender el combustible debido a la escasez previsible.

Se sospecha que detrás de los "huachicoleros del huracán" existen líderes que controlan la extracción y distribución del combustible, posiblemente relacionados con grupos del crimen organizado que operan en el municipio guerrerense.

Según informes de la Guardia Nacional, en Punta Diamante, se reportaron robos de combustible en estaciones de servicio y en un camión cisterna.

Hasta el lunes pasado, Pemex había reabierto 17 de las 55 gasolineras en el puerto de Acapulco. Sin embargo, las largas filas y la limitación a la venta de 20 litros por automóvil continuaban.

La dificultad para obtener productos de primera necesidad en Acapulco ha provocado un aumento de precios, y los residentes se quedan con personas que buscan lucrarse a la costa de los damnificados. En las colonias periféricas de la ciudad, los precios de productos como tortillas, agua, huevos, refrescos y cerveza se han disparado.

Este fenómeno no se limita a Acapulco, ya que los residentes que viajan a Chilpancingo para adquirir alimentos también han notado un aumento de precios en esa ciudad.

Por Areli Rodríguez


Comments


bottom of page