• La Noticia al Punto

VACÍOS ANTE LA CONTINGENCIA.

Actualizado: abr 2

Colaboración de Vicente Esqueda


“El hombre que ha cometido un error y no lo corrige, comete otro error mayor”. Confucio

El gobierno de México, al igual que los de otros paises del continente americano, tuvo la oportunidad de aprender de lo que sucedió en China, pero sobre todo en Italia y España; y desafortunadamente no lo hizo, ahora la totalidad de las consecuencias de la pandemia del virus COVID 19, están cerca de que las conozcamos.

Hay que resaltar que aunque el gobierno, comenzando por el presidente y el resto del gabinete, no hicieron la parte de su trabajo; la sociedad sí la hizo, y mucho antes de que se oficializaran medidas preventivas como el quedarse en casa, las y los mexicanos actuaron y divulgaron, qué hacer para cuidarnos y entender la magnitud de esta enfermedad.

Mucho se ha dicho ya, sobre la incongruencia entre lo que dice el subsecretario de salud federal y lo que hace el presidente, que al día de hoy, sigue saliendo a giras por el país, como la que hizo el fin de semana pasado a Sinaloa; y que además ha dicho que no dejará de hacerlo, porque eso sería aislarse y ceder el control político del país a los conservadores.

AMLO, no se ha dado cuenta o no quiere ver la realidad, en la que a nivel internacional, se le considera por lo menos irresponsable, por la forma en que se comporta ante un escenario que a todas luces es sombrío, en donde existirán muchos enfermos y no habrá ni los espacios, ni los equipos suficientes para atenderlos.

Apenas hace unos días, el presidente López Obrador emitió un decreto por el que se autoriza adquirir incluso importando, todo tipo de bienes necesarios para hacer frente a la contingencia, sin agotar trámites administrativos y sin licitar, cualquiera que sea el monto, lo que resulta tardío considerando que en todo el mundo están tratando de adquirir los mismos bienes en este momento.

Mucho llamó la atención, la rueda de prensa en donde el Secretario de Relaciones Exteriores Marcelo Ebrard, dio a conocer una emergencia sanitaria por causa de fuerza mayor; primero, porque no es precisamente el funcionario responsable de tener que dar a conocer dicha situación, es decir, lo lógico y deseable, era que el presidente lo hiciera, por la relevancia del tema, pero si no, pudo ser la Secretaria de Gobernación, o ya de menos, el Secretario de Salud; lo cual no sucedió.

En segundo lugar, porque en un juego de palabras, dicha declaración de emergencia ha generado múltiples dudas en los sectores empresariales que no tienen claras las condiciones, aunque debe decirse, que parece que el gobierno tampoco las tiene claras; y es que no se trata de la declaratoria de contingencia sanitaria, a que se refiere el artículo 42 bis de la Ley Federal del Trabajo, razón por la que se ha dicho, que los patrones tienen que seguir pagando salaríos íntegros.

Es en época de crisis, cuando se conoce verdaderamente a un líder en toda la extensión de la palabra, y en el caso de México, más allá de sus ruedas de prensa o giras a los estados, hemos tenido un vacío en la silla presidencial, porque no ha hecho frente a los problemas que nos aquejan, ya sea porque los evade y echa la culpa a molinos de viento, o porque manda a otros, a que digan las cosas difíciles.


Compartir por Whatsapp

Compartir por Telegram