• La Noticia al Punto

Transfeminicidios, crímenes invisibles en México

Pese al aislamiento social provocado por la pandemia de COVID-19, los crímenes invisibles de México, los transfeminicidios, continúan y por lo menos desde el pasado 24 de marzo a la fecha se ha registrado cuatro casos. 


La Soñare, Valentina y Ana Karen, son los nombres de aquellas que perdieron la vida. Los crímenes ocurrieron en la Ciudad de México, Guanajuato, Guerrero y Veracruz y una de las víctimas no fue identificada. 


Sus casos pasan a engrosar la estadística que señala que 544 personas trans  han perdido la vida a manos de la violencia de 2007 a 2019, según datos del Centro de Apoyo de las Identidades Trans; en lo que del 2020 se contabilizarían hasta 13 casos en total, sin embargo algunos no han sido registrados. 


Durante este período, la organización reporta que las entidades con el mayor número de estos homicidios son Veracruz, Guerrero, Chihuahua, Estado de México y la Ciudad de México.


En entrevista con Notimex, Raúl Ruiz Valtierra, fundador de Círculo Diverso de México A.C., estimó que la cifra de al menos cuatro asesinatos podría elevarse hasta un 20 por ciento más, si se contabilizan aquellas víctimas que fueron catalogadas como “varones vestidos con prendas femeninas” al abrir la carpeta de investigación.


“Cuando se hace presente el agente del Ministerio Público o el médico forense que son los que tienen el primer acercamiento al cuerpo, se les revictimiza como hombres o como hombres con prendas femeninas o vestidos de mujer y a nosotros nos cuesta más trabajo visibilizar los casos de las personas trans”, explicó.


Apuntó que aunado a esto, muchas veces también las familias no reconocen la identidad y el género con el que se asumen las mujeres trans, lo que dificulta tener un número más certero de los homicidios.


En este sentido, afirmó que en el caso de Karla Valentina, cuyo asesinato por arma de fuego ocurrió el pasado 29 de marzo en el municipio de San Felipe, Guanajuato, los activistas que siguieron el hecho tuvieron que convencer al padre de esta para que se respetara durante el sepelio, el nombre con el cual ella se asume.


“El señor en un inicio decía que no, que se usara el nombre primigenio, pero hicieron una gran labor nuestros compañeros y lograron convencer a la familia y el entierro se llevó pues de la manera en la que a ella le hubiera gustado”, sostuvo Ruiz Valtierra.


El activista puntualizó en la necesidad de tener un registro nacional de casos que permita visibilizar las agresiones y homicidios reportados dentro de la comunidad, pues hasta ahora los datos que se tienen son aquellos que los colectivos obtienen, en su mayoría, de notas periodísticas.


Por otra parte, señaló que otra realidad que viven las mujeres trans durante la cuarentena provocada por el Coronavirus, es ocasionada por el cierre de hoteles, pues muchas que se dedican al trabajo sexual, viven en estos espacios, los cuales han sido cerrados por las autoridades como medida para contener la propagación del virus.


“Con estas disposiciones del gobierno en la Ciudad de México, las compañeras terminaron en la calle, porque muchas de estas chicas pagan por mes para vivir ahí (en los hoteles)”, dijo.


Debido a esto, agregó, varias organizaciones a nivel nacional se unieron para brindar apoyo a estas personas a través de alojamiento, la renta de otros espacios y la entrega de despensas.


En días pasados, trabajadoras sexuales de la comunidad trans abrieron un comedor en Toluca donde ofrecen arroz, frijoles y un guisado a sus compañeras que ante la emergencia sanitaria se han quedado sin sustento económico.


“Exhortamos a la autoridad a que trabaje en una agenda pública que beneficie a este sector; a nosotros como sociedad se nos hace muy fácil juzgar a las personas pero nunca nos ponemos a analizar la realidad que ellas viven ahora y siempre”, apuntó Ruiz Valtierra.

Con información de NOTIMEX


Compartir por Whatsapp

Compartir por Telegram