• La Noticia al Punto

Tejer es una técnica de relajación con varios beneficios en tiempos de COVID-19

Por Ángel Rafael Rangel | La Noticia al Punto


El periodo de confinamiento se asocia a mayores niveles de ansiedad en la población. Si bien algunos consiguen gestionarlo bien, otros sienten dificultad. Por eso, es importante conocer técnicas de relajación como tejer, que además sirve como pasatiempos.


Tejer se ha convertido, para muchas personas, en una técnica de relajación en tiempos del COVID-19. La situación que atraviesa el mundo debido a la pandemia ha obligado a gran parte de la población a vivir un periodo de confinamiento que no es fácil de sobrellevar.


El encierro, sumado al temor por la enfermedad, ha sido un detonante de constantes episodios de estrés y ansiedad tanto en jóvenes como en adultos y ancianos. Y si bien hay muchas actividades que contribuyen a la relajación, tejer ha llamado la atención por sus particulares efectos.


Hasta hace algunos años, las personas veían el hábito de tejer como una actividad exclusiva de las abuelas. No obstante, tras conocerse que sirve como técnica de relajación, muchos empezaron a interesarse por su práctica. De hecho, ahora lo hacen personas de todas las edades y se considera un recurso útil para cuidar la salud mental.


¿Cuáles son sus beneficios? Ayuda contra el estrés y la ansiedad

Como ya habíamos adelantado, uno de los motivos por los que tejer se considera una técnica de relajación es porque ayuda contra el estrés y la ansiedad. El tejido de punto implica mantener la concentración a lo largo de su práctica, por lo que ayuda a alejar los pensamientos abrumadores que suelen detonar estas emociones.


La incertidumbre que causa la pandemia, no solo por temor a contraer la enfermedad, sino también por las secuelas que dejará en todos los ámbitos, también conduce a estados de nerviosismo. En este sentido, parece que tejer también tiene un efecto beneficioso, contribuyendo al manejo de los nervios; tejer es una forma sana de evadir la realidad y olvidar los problemas, al menos en forma momentánea; esto explicaría el por qué ayuda a bajar las pulsaciones y contribuye al manejo de los nervios.


En una encuesta internacional publicada en British Journal of Occupational Therapy, el hábito de tejer se asoció a sentimientos de calma y felicidad. Por tanto, se trata de una práctica saludable que puede ser útil ahora que el confinamiento por el COVID-19 está causando un desequilibrio en nuestras emociones.


Más allá de sus beneficios como técnica de relajación, tejer tiene efectos interesantes en la función cognitiva. Y si bien es un tema que aún es materia de investigación, los hallazgos que se han hecho hasta el momento respaldan que sirve como entrenamiento para las funciones del conocimiento. De este modo, tejer se asocia a la estimulación de la corteza motora y de los lóbulos frontal y occipital.


El inconveniente es que gran parte de la población pasa mucho tiempo navegando en redes sociales, viendo televisión o accediendo a cualquier medio donde las noticias son constantes, y no siempre ciertas. Por eso, es bueno introducirse en una actividad como tejer, que más que una técnica de relajación, es una forma de desconectarte de los dispositivos digitales.

Quienes ya saben tejer, seguramente han aprovechado el periodo de confinamiento para disfrutar esta actividad. No obstante, quienes aún no saben, pueden considerar este tiempo la oportunidad perfecta para aprender.


Con las facilidades que tenemos gracias a internet, es posible acceder a tutoriales, vídeos, cursos y otras herramientas que enseñan de tejidos. Lo mejor de todo es que no es difícil, es entretenido, y una vez se aprende ya no se olvida. Así que manos a la obra, no lo dudes e inténtalo.


Compartir por Whatsapp

Compartir por Telegram