top of page
5000-x-1000.jpg
  • Foto del escritorLa Noticia al Punto

Sin medicamentos en hospitales públicos

El gobierno actual del presidente López Obrador se ha caracterizado por el desabasto de medicinas en hospitales públicos, lo cual provoca que millones de recetas médicas no sean surtidas en instituciones como el IMSS, el ISSSTE y los sistemas de salud estatales, por ende se desencadena un desequilibrio considerable en la salud del paciente.


N solo faltan medicamentos controlados o del "carro rojo" que es un distintivo que se utiliza en las unidades médicas para el uso de fármacos especiales; sino que las medicinas que conforman el cuadro básico también están en desabasto desde al año pasado.


Según con el informe Radiografía del Desabasto del Colectivo Cero Desabasto, el IMSS dejó sin surtir 1.7 millones de recetas en 2017, mientras que en 2022 la falta de medicinas superó las 22.8 millones de recetas.



Andrés Castañeda quien es vocero de Colectivo Cero desabasto comentó que: "Las tendencias se mantienen cuando comparamos esos reportes con datos del IMSS, del ISSSTE, es ahí donde podemos ver que efectivamente hay un problema grave de desabasto".


Como ejemplo es Alan, de 37 años, quien padece esquizofrenia y requiere de un medicamento llamado clozapina para evitar crisis que le causan alucinaciones y voces que le dicen que su familia quiere matarlo. Esa situación genera que sea agresivo con sus familiares y se desencadena una ola de intranquilidad y angustia en la familia como en el mismo paciente al tener consecuencias de no poder conseguir su tratamiento. El sistema de salud en Dinamarca es público, mientras que en México la oferta de servicios es tan limitada que los pacientes acuden cada vez más a servicios privados, y muestra de ello es el incremento de los consultorios adyacentes a farmacias. "Dinamarca invierte casi el 11 por ciento de su PIB en salud. Eso es lo primero que nos distingue. Los daneses le dan una importancia suprema a la salud al otorgar esa cantidad de recursos". Mientras que México, señaló, invierte menos del 6 por ciento del PIB en salud.


Por: María Elena Olmos



Comentários


bottom of page