• La Noticia al Punto

Sin aplicación lavado de manos o sana distancia entre refugiados

Jerusalén. Las medidas básicas de prevención del contagio de nuevo coronavirus como la distancia social o el lavado de manos, son prácticamente imposibles para los 70.8 millones de personas desplazadas en todo el mundo, señalaron entidades israelíes.


Los refugiados, los despazados dentro de su propio país y quienes carecen de Estado, que ya conformaban la población más vulnerable en el mundo, tienen frente así ahora el riesgo de sufrir tasas de contagio desproporcionadamente altas por la nueva cepa de coronavirus.


Yotam Politzer, director ejecutivo de IsraAID, que ha trabajado en más de 50 países y a la fecha tiene 14 misiones activas, dijo que esa situación conforma un fenómeno global donde es difícil la priorización.


La falta de agua limpia, instalaciones sanitarias y jabón es solo el principio, aseguraron los representantes de organziaciones humanitarias israelíes al Times of Israel.


Como ejemplo, el rotativo puso el campo de refugiados de Moria, el más grande en la isla griega de Lesbos, que fue construído para tres mil personas y ahora lo habitan 20 mil, con una llave de agua por cada mil 300 personas o una regadera para 242 y un baño para cada 167, en promedio.


En esos campos el jabón o la desinfección son un lujo, a pesar de que la gente necesita acceso al agua potable, y es imposible aplicar la sana distancia, dijo a su vez Annet Apio, de la msma IsraAid, quien labora en dos campos de refugidos en el norte de Kenia.


En América del Norte el riesgo proviene de los campos de detención de los solicitantes de asilo, señaló Melanie Nezer, vicepresidenta de asuntos públicos de HIAS.


"Hacemos mucho trabajo con los solicitantes de asilo en la frontera sur de Estados Unidos", dijo antes de precisar que quienes están del lado mexicano viven en casas de campaña con pobres medidas sanitarias, lo que aumenta su riesgo al coronavirus 2019-nCoV, explicó la especialista.


La situación no excluye al propio Israel, donde hay 32 mil solicitantes de asilo provenientes de África, sin incluir niños, reconoció a su vez Julie Fisher, del Consorcio para Israel y los solicitantes de asilo.


De esos 32 mil solictantes de asilo, la mayoría, el 72 por ciento, proviene de Eritrea y otro 20 por ciento de Sudan, con 80 por ciento del total sin empleo debido a los cierres de actividades que se han dado en Israel, señaló Fisher.


Con información de NOTIMEX


Compartir por Whatsapp

Compartir por Telegram