• La Noticia al Punto

SÁLVESE QUIEN PUEDA

Colaboración de Vicente Esqueda


Con la llegada a México de Emilio Lozoya, ex director de PEMEX en el gobierno de Enrique Peña, procedente de España donde fue capturado, acusado de los delitos de delincuencia organizada, cohecho y operaciones con recursos de procedencia ilícita; se abre un capítulo más en la vida legal y política de nuestro país.

Todo surgió a raíz de investigaciones contra la empresa constructora Odebrecht, por haber sobornado a políticos de diversos países de Latinoamérica; en el caso mexicano, se señala que el dinero fue para apoyar a candidatos del PRI a puestos de elección, y para impulsar en el Congreso de la Unión reformas en materia energética.

Se han filtrado a medios de comunicación, detalles relacionados con la investigación, y la existencia de videos con los que se acredita la comisión de delitos, así como la imagen de las personas que presumiblemente participaron.

Ha contratado un abogado famoso como Baltasar Garzón, y se conoce la existencia de un acuerdo con la Fiscalía General para obtener beneficios legales, a cambio de divulgar otros delitos y sus participantes; lo que genera incertidumbre sobre el alcance e intención de sus declaraciones.

A Lozoya se le debe juzgar con estricto apego a la ley, y si entrega pruebas contundentes, lo mismo debe hacerse con los involucrados; pero por el bien de México, no se puede permitir, que la impartición de justicia se convierta en un espectáculo, que sólo sirva de distractor de los temas importantes.

Compartir por Whatsapp

Compartir por Telegram