top of page
  • Foto del escritorLa Noticia al Punto

Rosa de los Vientos del 20 de abril de 2023, por Israel López Chiñas




Invalidación del paso de la GN a SEDENA, se puso al rojo vivo; inundó la entrega de la Belisario Domínguez a Elena Poniatowska.


Indistinto de la decisión de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), de “invalidar” la reforma que transfería el control de la Guardia Nacional a la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) y regresarla a la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC), durante esta semana, la Sedena informó que a partir del lunes pasado, arribaron mil 250 elementos del Ejército Mexicano y Guardia Nacional al estado de Guanajuato con el objeto de “frenar la violencia que se ha venido registrando en los últimos días”.


Lo anterior demuestra que la SEDENA no tenía entre sus planes dar su independencia a la paramilitar GN que se encargaría de la seguridad ciudadana. El secretario, Luis Cresencio Sandoval, había considerado que la corporación que sustituyó a la Policía Federal tendría su control o al menos sería una extensión de su autoridad en especial en el manejo de los recursos que le asignaron a la guardia en la Ley de Egresos. En esa tesitura, se desacata la disposición de los ministros de la SCJN o se cumple usando la SEDENA un nuevo plan para cumplir sus tareas.


Este asunto todavía seguirá en el pandero político debido a su impacto en la Federación, en los proyectos de la 4T como su prospectiva para el futuro en poder de la República; no hay que olvidar la extensión hasta el 2028 a fin de que las Fuerzas Armadas realicen actividades policiales. Y seguramente servirá durante las mañaneras para “justificar” las fallas en los intentos por abatir la inseguridad y suministrar seguridad pública. Incluso para la crítica incesante contra la SCJN por su impopularidad y la recurrencia por superar la propuesta del presidente de la República.



Un ejemplo, ayer, durante la entrega “Medalla Belisario Domínguez” a la escritora y periodista, Elena Poniatowska, el tema que consiguió lugar armando la escandalera fue de la Guardia Nacional relacionada con la SEDENA. En la vieja casona de Xicoténcatl, donde se llevó a cabo la ceremonia desprovista de práctica política, cuando la senadora Sasil de León Villard, aliada del grupo de Morena, presidenta de la Comisión de la Medalla, encargada de la presentación de la galardonada, aprovechó el escenario para condenar el fallo reciente de la Corte de la Nación por invalidar la transferencia de la paramilitar Guardia Nacional a SEDENA.


Sobrevino entonces ese griterío entre amigos y enemigos del régimen de la 4T, alegrando así una versión pueril de cuentos de los hermanos Zipi y Zape; entre acusaciones mutuas continúo una ceremonia para la entrega del reconocimiento más importante en nuestro país de parte del Senado de la República; hasta que se le ocurrió a un grupo de personas exclamar cual respuesta compensatoria el nombre de la cronista ¡Elena! ¡Elena! ¡Elena! La homenajeada vestida con precioso traje de cadenilla, Huipil con enagua a la usanza de las mujeres del Istmo de Tehuantepec, se vio entre un peloteo de acusaciones por un asunto antes superado.


Y como en el brindis del bohemio, faltaba un discurso de una “suspicaz homenajeada”, quien en varios momento criticó las mañaneras; cuando Elena Poniatowska se dirigió al respetable, transitó por los momentos más sobresalientes de la historia nacional desde los inicios de los años cincuenta hasta el momento, produciendo y reproduciendo movimientos sociales y políticos, la huelga ferrocarrilera, los hechos sangrientos de Tlatelolco y el levantamiento indígena del estado de Chiapas- la rebelión zapatista.



La reconocida Elenita de México que tuvo la oportunidad de disfrutar la escandalera senatorial, como parte de su reflexión sobre la “distinción”, completó: “Es una tristeza que no nos acompañe el señor presidente de la República porque tanto mi familia, como amigos, lo queremos y lo admiramos". Y apareció la andana de aplausos sin más elucidaciones.


El elemento curioso del día para poder sustentar que hubo una acción planeada por legisladores de Morena, por la mañana un discurso similar se escuchó como la respuesta compensatoria hasta amenaza de AMLO por la decisión de los administradores de la justicia en territorio nacional. El Presidente López, aseguró sin ambages que la Corte “actuó a partir de intereses de cúpula, no recogiendo el sentimiento del pueblo, la voz del pueblo”, amén de descubrir que la GN mantendrá un mando militar.


De paso incorporó a su discurso la respuesta compensatoria, similar a la amenaza, dijo, al inicio de la próxima legislatura, 1 de septiembre de 2024, enviara la iniciativa de reforma constitucional para insistir en que la Guardia Nacional dependa de la Secretaría de la Defensa Nacional; como apuntara la nana Goya, esa será otra historia; por lo pronto AMLO tendrá que elaborar el duelo y melancolía por la derrota ante la SCJN.



Al calce. En su momento, a media semana, el mandatario nacional, se tomó la libertad de exonerar a su subordinado, secretario de la Defensa Nacional, Luis Cresencio Sandoval, de quien los documentos de la SEDENA indican que realizó viajes lujosos en compañía de varios miembros de su familia, hechos desvelados por “Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad (MMCI)”. La organización no gubernamental, indicó que se trataba de un muestra de los costosos y lujosos viajes del general, Sandoval González, que ha realizado con amigos y familiares, de los cuales hallaron registros en los correos electrónicos de la Secretaría, filtrados por el Grupo “Guacamaya”.


Durante la conferencia del 19 de abril, AMLO pretendió evadir ese tema, luego comentó sobre los viajes: “No sé tampoco. No, yo creo que dicen que estuvo 15 días, ¿no? Nunca ha estado el general, o sea, que yo sepa. Su familia a lo mejor sí, a lo mejor su familia sí. ¿Y qué? ¿Cuál es el problema?”. Como dijeron los viejos cronistas “tuvo que tragar sapos”.


Comments


bottom of page