top of page
5000-x-1000.jpg
  • Foto del escritorLa Noticia al Punto

¿Por qué el morado es el color emblemático del feminismo?

A medida que se acerca marzo, el morado se adueña del paisaje urbano, adhiriéndose a carteles, camisetas, pañuelos, y una multitud de insignias. Este fenómeno se intensifica especialmente cada 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, cuando las calles se inundan de este color, simbolizando la lucha y resistencia del feminismo. Pero, ¿alguna vez te has preguntado por qué el morado se ha consagrado como el color representativo de este movimiento?



La elección del morado como estandarte del feminismo es rica en historia y significado, aunque su origen exacto se presta a diversas interpretaciones. Una de las teorías más resonantes sugiere que la elección del morado es el resultado de una mezcla simbólica entre el azul y el rosa, colores tradicionalmente asociados con lo masculino y lo femenino, respectivamente. Esta fusión no solo representa la unidad y la igualdad de género sino también la lucha contra una división social rígida basada en el género.


Sin embargo, más allá de las interpretaciones simbólicas, el morado también posee una historia tangible dentro del movimiento feminista. En las primeras décadas del siglo XX, este color se adoptó como un símbolo de justicia y dignidad, elementos centrales en la lucha por los derechos de la mujer. A lo largo de los años, el morado ha sido utilizado en banderas, prendas y emblemas como un recordatorio constante de la valentía y la perseverancia de aquellas que han luchado por la igualdad de derechos y oportunidades para las mujeres en todo el mundo.


Además, el morado se ha vinculado con el sacrificio y la solidaridad. En particular, recuerda a aquellas mujeres que, a lo largo de la historia, han enfrentado adversidades e incluso han sacrificado sus vidas por el avance de la causa feminista. La elección de este color no es solo estética sino también un homenaje a la lucha sostenida y los logros conseguidos gracias a la resistencia femenina.


En el contexto actual, el morado no solo simboliza la lucha histórica del feminismo sino también la continuidad de esa lucha en busca de una sociedad más justa e igualitaria. El uso de este color en manifestaciones, arte, literatura y diversos medios de expresión, subraya la importancia de mantener viva la memoria colectiva del feminismo, reconociendo los avances logrados y señalando los desafíos que aún persisten.

Por Cadena Política


Comments


bottom of page