• La Noticia al Punto

Parto natural, una opción ante la emergencia sanitaria

Por Lucía Calderón. Enviada


En los últimos días, la Secretaría de Salud ha informado que han aumentado los casos de mujeres embarazadas contagiadas por COVID-19, por lo que algunas optan por evitar infecciones en los centros hospitalarios y tener un parto sin cesárea.


En entrevista con Notimex, parteras tradicionales, profesionales, pediatras, médicos generales y ginecólogos, coinciden en que se debe priorizar que las mujeres den a luz mediante partos naturales para disminuir riesgos de infecciones.


Jorge Eduardo Cervantes Naranjo, médico ginecobstetra que egresó hace 10 años de la universidad y hace cinco comenzó a darle seguimiento al trabajo que realiza el Centro de Bienestar dentro del Centro para los Adolescentes de San Miguel de Allende, CASA, A.C, comentó la labor de una partera es muy importante.


“Hace cinco meses me di a la tarea de venir a observar y desde hace tres meses estoy laborando. Una de las cosas que más me ha llamado la atención es que en los 10 mil partos atendidos de 1980 a la fecha, sólo han realizado tres episiotomías, es decir, un corte al nivel de la vagina”, explicó.


En hospitales, añadió, el porcentaje de las veces que se realiza ese procedimiento es alto, pues entre un 70 y 80 por ciento de las pacientes pasan por una episiotomía.


“Es una gran oportunidad aprender todas las técnicas y maniobras que utilizan en la medicina tradicional y que llevan a cabo aquí. Durante la carrera de medicina no te enseñan estas cosas”, dijo el experto, quien aclaró que esa fue una de las razones por las que se incorporó al equipo de CASA.


Por su parte, la doctora Juana Martha Lugo Licea, explica que ella acompaña a las parteras en dicho centro. “Les digo que yo aprendí, literalmente, a atender partos cuando llegué aquí porque vengo de una formación hospitalaria donde se maneja un volumen grande de pacientes, que se atienden bajo formatos que a veces no son los adecuados, cada paciente debe individualizarse”, planteó.


Mientras que Manuela Mendoza Herrera, con 30 años de experiencia en la partería tradicional, comentó que una de sus mayores satisfacciones es que en los más de mil partos que ha atendido, sólo en tres se tuvo que recurrir a cesárea.


“He evitado precisamente que les hagan una cesárea innecesaria, a veces les dicen que trae el bebé el cordón (umbilical) en el cuello y que tiene que ser cesárea, cuando sabemos que eso no es verdad”, puntualizó.

Buenas experiencias

Existen miles de mujeres que cada día optan por regresar a lo tradicional y una de ellas es Maribel Pérez Ramírez, quien dio a luz en la posada manejada por casa. Esta paciente solo su primer parto fue por cesárea y los siguientes dos fueron con ayuda de una partera tradicional.


“Aquí atienden muy bien. He tenido aquí a dos niñas y nos han tratado muy bien, por eso regresé después de la primera vez con la señora Manuela, ella fue la que me atendió”, señaló a Notimex mientras se escucha el llanto de su hija recién nacida apenas una hora antes de la entrevista con Notimex.


La habitación donde dio a luz Maribel cuenta con una cama normal y una cuerda por si ella quiere tener un parto vertical, esto es, sosteniéndose ya sea sobre la cama o parada, para así facilitar el proceso de expulsión; todas las habitaciones de la posada cuentan con este recurso usado por la medicina tradicional.


La paciente recuerda que le llevó un mes recuperarse de la cesárea, mientras con el parto natural la recuperación es casi inmediata. “La cesárea lastima más y uno tiene que tener más cuidado y estar como un mes en reposo para que no se abra la herida. Además, este procedimiento es más caro que el parto normal”.


Maribel, no ha sido la única de su familia que ha optado por el parto natural, de hecho, su hermana, Olga, fue la primera en vivir un parto tradicional en la posada del nacimiento, en donde ha dado a luz a sus cinco hijos.


“En mi primer parto me gustó mucho como me trataron por eso después he regresado a los otros cuatro. Atienden muy bien, dejan que un familiar esté a la hora del parto y pues no se sienta uno rara. Nunca he ido al hospital”, mencionó Olga, quien detalló que en los últimos años ha observado como ha aumentado el número de mujeres que deciden tener un parto natural.


“Hace 21 años el parto le costó 575 pesos, el de hace 19 años 750, el tercer parto fue gratis porque tuve buena suerte y me lo regalaron, el cuarto tuvo un precio de tres mil 500 pesos y el último, hace cuatro años, costó entre cinco mil y seis mil pesos”, recordó.


Detalló que en un hospital particular un parto normal está entre los 12 mil y 15 mil pesos, mientras que una cesárea entre los 28 y los 60 mil pesos. “Toda mi familia, mis cuñadas, mi hermana y mis hijas, todas hemos venido aquí a CASA.


Con una partera es mejor, si uno se siente mal, le dan unos chochitos para que se relaje y el bebé baje rápido. Atienden muy bien y son muy buenas parteras”, puntualizó Olga Pérez.

Con información de NOTIMEX



Compartir por Whatsapp

Compartir por Telegram