• La Noticia al Punto

Pachuca sumó sus primeros puntos a costa de los Gallos

Por Gabrial Espinosa


Tres puntos y nada más. Es todo lo que se puede rescatar del encuentro entre Pachuca y Querétaro. Víctor Dávila hizo un gol en el amanecer del encuentro que daba para pensar que habría más que contar en cuanto emociones, pero no fue así. Los Tuzos fueron inoperantes y no encontraron la forma de ampliar la ventaja a costa de unos Gallos que se decidieron a cerrarle las vías a su rival para después ver si se encontraban algo en ataque, aunque en realidad Óscar Ustari tuvo un verdadero día de campo.


La mesa parecía servida para que Pachuca sumara su primer triunfo en casa luego de la inyección anímica que representó haber rescatado el empate en la visita a Tigres. Querétaro llegaba como víctima a la Bella Airosa y los Tuzos no tardaron en hacer valer esa condición. En el amanecer del encuentro, Víctor Dávila adelantó a los Tuzos con un certero remate de cabeza que le puso el número a la casa. El chileno supo moverse dentro del área durante la ejecución de un tiro de esquina, le ganó la espalda y la posición a su marcador, por lo que cuando vio venir la bola no tuvo más que conectarla con potencia ante un Gil Alcalá que nada pudo hacer más que ver como la bola se iba al fondo de la red.


Gallos, como pudo, intentó. Omar Arellano se animó a ir por izquierda un par de ocasiones, pero faltaba claridad en las ideas del aparato ofensivo del equipo de Alex Diego, que por si fuera poco, tuvo que quedarse con un hombre menos gracias a la expulsión de Kevin Escamilla, quien recibió dos tarjetas amarillas antes de los primeros 45 minutos y se fue temprano a las regaderas. La cosa no pintaba nada bien para la visita y había mucho juego por delante.

Para el complemento, y ante la inferioridad numérica, el técnico queretano tuvo que hacer modificaciones. Cambió su esquema defensivo a una línea de cinco a fin de obstruir en medida de lo posible los arribos de Pachuca, cosa que por lapsos importantes consiguieron, aunque al frente era poco y nada lo que generaban pese a la necesidad del gol que les otorgara el empate.

Del otro lado, Paulo Pezzolano movió sus piezas, agregó más gente de ataque, uno de ellos el joven Érick Sánchez, quien se tuvo fe, intentó la individual, eludió a un zaguero y dentro del área sacó una potente raya que Gil Alcalá detuvo con un oportuno manotazo.

Sobre la recta final, Querétaro se animó a adelantar líneas. No querían volver a dejar tres puntos en el camino, pero las opciones reales de gol simplemente no se hacían presentes.


Al final, Pachuca se quedó con la victoria, su primera del torneo, aunque dejó la sensación de tener mucho por mejorar. Por su parte, Gallos sigue sin saber lo que es ganar y se ha instalado en la parte baja de la clasificación general.



Compartir por Whatsapp

Compartir por Telegram

0 comentarios