top of page
  • Foto del escritorLa Noticia al Punto

Nuevo sismo de intensidad 6 golpea a Japón y aumentan las preocupaciones tras desastre en año nuevo

Un sismo de magnitud 6 sacudió nuevamente la región de Niigata, Japón, con su epicentro frente a las costas del mar de Japón, según informó el Servicio Meteorológico de la nación asiática. Esta zona ya había sido golpeada por un fuerte movimiento telúrico durante las celebraciones de Año Nuevo.



Las autoridades locales aseguran que, a pesar de la proximidad del epicentro a las costas niponas, no existe riesgo de tsunami en esta ocasión. Hasta el momento, se desconoce si hay lesionados como consecuencia de este nuevo sismo.

Imágenes compartidas en redes sociales revelan cómo las áreas más densamente pobladas del centro de Japón sintieron la sacudida, generando alerta entre los servicios de emergencia debido a su duración e intensidad.


En medio de este nuevo evento sísmico, en la ciudad de Suzu, en la prefectura de Ishikawa, se vivió un rescate conmovedor. Una mujer nonagenaria logró sobrevivir durante cinco días bajo los escombros de una casa derrumbada antes de ser rescatada el sábado. Los rescatistas la alentaban con gritos de ánimo mientras realizaban las labores de salvamento.

Sin embargo, la tragedia persiste en otras partes de la región. Naoyuki Teramoto, residente del municipio de Anamizu, perdió a tres de sus cuatro hijos en el desastre del Año Nuevo. A pesar de ello, el hombre de 52 años compartió sus planes de visitar Izu, un famoso balneario de aguas termales, tras la aprobación del examen de acceso a la escuela secundaria por parte de su hija.


El saldo total de víctimas del sismo de Año Nuevo se sitúa en más de 200 personas fallecidas, con más de 100 personas aún desaparecidas, según las autoridades regionales. El desastre de magnitud 7,5 devastó edificaciones, provocó incendios y destruyó infraestructuras en la península de Noto, en la isla principal de Honshu, mientras los habitantes celebraban el comienzo del año.

Ocho días después del desastre, los rescatistas enfrentan desafíos considerables, como caminos bloqueados y mal tiempo, para despejar los escombros y llegar a las casi 3,500 personas atrapadas en comunidades aisladas. En una actualización reciente, las autoridades de la región de Ishikawa informaron que el número de muertos ha aumentado de 180 a 202, mientras que el número de desaparecidos ha disminuido de 120 a 102.

Hasta el lunes, cerca de 30.000 personas seguían alojadas en refugios gubernamentales, algunos con escasez de alimentos, agua y calefacción. Además, alrededor de 60.000 hogares están sin suministro de agua, y 15.600 carecen de electricidad. La situación sigue siendo crítica en la región mientras los trabajos de rescate y recuperación continúan.

Por Amanda Pérez


Comentários


bottom of page