top of page
  • Foto del escritorLa Noticia al Punto

Los Ravens despluman a unos desdibujados Texans en la ronda divisional de playoffs de la NFL

En un enfrentamiento que prometía ser épico, los Baltimore Ravens se impusieron a los Houston Texans en la ronda divisional de los playoffs de la NFL, dejando a los fanáticos texanos con un sabor amargo y la sensación de un desencanto inesperado.



Los Ravens, considerados como ultra mega favoritos, encontraron en la defensiva de los Texans (al menos en la primera mitad) y en jugadas especiales, un obstáculo que evitó una total humillación para Lamar Jackson. El mariscal de campo estrella de Baltimore no tuvo un juego brillante en los primeros dos cuartos, gracias a una defensa texana que parecía haber encontrado la fórmula para contenerlo.


El gran desconcierto llegó con la actuación del candidato a novato del año, CJ Stroud, quien se asemejó más a la desaparición del Bofo Bautista en el Mundial de 2010 ante Argentina que a una figura destacada en el campo de juego. A pesar de no tener números desastrosos, Stroud no logró conectar un solo pase de anotación, quedando a deber en el aspecto ofensivo y dejando a los aficionados texanos con la sensación de que el esperado impulso del novato no se materializó.


La defensa de los Texans, que parecía dispuesta a respaldar a su equipo, sufrió un cierre de segundo cuarto increíble, permitiendo que los Ravens tomaran el control del partido. Lamar Jackson, quien había sido contenido en la primera mitad, emergió en la segunda como un "megalodón", devorando todo a su paso y llevando a los Ravens a la victoria.

Con un QB desaparecido y una defensa que perdió su brillo, los Texans se quedaron cortos en sus aspiraciones de llegar a su primera final de conferencia. "Houston, tenemos un problema", exclaman los seguidores texanos mientras los Ravens avanzan, demostrando que en los playoffs de la NFL, las sorpresas pueden venir de cualquier lado.

Por Salvador Sánchez

Comments


bottom of page