• La Noticia al Punto

La construcción de la estructura familiar es indispensable en todo momento

Por Delia Orozco | La Noticia al Punto

León, Gto., a 25 de agosto 2020. La familia es la influencia más importante en el desarrollo del individuo. El objetivo principal de la educación en positivo es darles a los padres herramientas para incorporar a la hora de educar conociendo cómo hacerlo tomando en cuenta a los niños satisfaciendo sus necesidades de amor, seguridad, aceptación y reconocimiento.

Estamos en un momento de cambios y el darnos la oportunidad de ver una nueva forma de educación para que nosotros como padres tengamos un mejor chip para guiar a nuestros hijos en su educación.

Con el fin de definir a largo plazo las bases de disciplina que necesitamos usar, donde construiremos una estructura acompañada de la calidez de manera responsable y basada en el respeto mutuo.

De las respuestas que tengamos como padres, dependerán las acciones de nuestros hijos. Hoy en día nos dicen sin palabras un mensaje oculto: ¡fíjate en mí, dime lo que hago bien, tómame en cuenta! Aquí te presentamos algunas ideas y sugerencias para llevar a cabo y crear una visión positiva en el proceso de educación.

1. Crear tablas de rutinas

Los hábitos y estructura en rutinas sirven para crear confianza y límites. Dar directrices claras de comportamiento, lo cual le va a generar seguridad en el día a día del niño. Todo esto vendrá acompañado de responsabilidades que se deberán cumplir y como padres seremos congruentes en las reglas a seguir en casa y las consecuencias que se tendrán si no se cumplen los objetivos.

2. Fortalecer la autoestima

Encontrar lo bueno en las personas es una destreza que se adquiere con trabajo y paciencia. No nacemos con autoestima, esta se va creando a través de nuestros primeros años con lo que nos dicen nuestros padres, hermanos y maestros. La idea es concentrarnos en enfatizar las fortalezas, dones, cualidades y virtudes de tu hijo; dando así reconocimiento a los esfuerzos y logros. Olvida los elogios o palabras que no aportan y que quedan en el limbo: “guapa” “princesa” “campeón” "bueno"

3. Consecuencias

Utiliza un método de disciplina con directrices claras de comportamiento que fomenten la responsabilidad individual y social. Son necesarias y útiles para que haya aprendizajes de sus aciertos como de sus errores. Proporciona a tus hijos herramientas para que ellos tomen sus propias decisiones y sepan que a toda acción siempre le corresponderá una consecuencia positiva o negativa, natural y lógica: "si pintas la pared, tienes que limpiarla"

4. Explora alternativas

Es una herramienta que te servirá para dar opciones cuando el niño este enfadado y no sepa cómo sacar una emoción. Te recomiendo tener una caja de enojo o botella de calma que te servirán para que tu hijo tenga unos minutos de reflexión y pueda explorar sus sentimientos. Puedes preguntarle ¿qué quieres hacer? De tal manera que puedan juntos canalizar el enojo y abrir la comunicación para resolver el conflicto.

5. Evita las amenazas

Cambia la forma de hablar y comunica de manera clara, profunda, directa y respetuosa. Es importante saber cómo me siento y cómo se siente él para poder transmitir las cosas. Cambia el no por el para: "¡no vamos a salir al parque, porque todos tus juguetes están tirados!" mejor dile "para poder salir al parque, vamos a recoger tus juguetes". Recuerda que el amor y temor no caben en un mismo corazón.

6. Comunica con el corazón

Transmite el mensaje con amor a través de manifestaciones no verbales y acciones. Debes de crear un ambiente de confianza, aceptación y valía a través de las palabras; con el cual se creará un vínculo de respeto mutuo. De tal manera que cuando estén bien o tengan un problema puedan expresar sus sentimientos, creencias y emociones sin juicios.

Es momento de cuestionar las creencias educativas que en algunas ocasiones nos impiden ser unos padres más efectivos. Recuerda quitar el chip y tabúes de la educación que tuviste para crear una nueva forma familiar con estrategias para el mundo en el que le tocará vivir a nuestros niños.


Compartir por Whatsapp

Compartir por Telegram