• La Noticia al Punto

Grupos armados en Colombia usan pandemia para ganar territorios

Grupos armados han aprovechado las restricciones a la movilidad a causa de la propagación del coronavirus (COVID-19) en la región del Cauca, al sur de Colombia, para ganar control y presencia en el territorio, denunció hoy la Organización de las Naciones Unidas (ONU).


La Oficina de la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos expresó su preocupación por el fortalecimiento del crimen organizado en territorio colombiano, mientras el gobierno de Iván Duque trabaja por contener la pandemia en todo el país.


La alta comisionada para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, informó que los asesinatos de activistas y líderes sociales no se detienen a pesar del estado de emergencia y la cuarentena. Tan sólo en los últimos tres días, grupos armados atentaron contra la vida de tres personas más.


“Aunque estos últimos casos todavía están siendo verificados por nuestra Oficina, hemos recibido informes de que, el 22 de abril, Hugo de Jesús Giraldo, un líder social, fue asesinado en la ciudad de Santander de Quilichao”, comentó la oficina de Bachelet.


El organismo internacional lamentó la muerte de otros dos líderes sociales, Mario Chilhueso y Teodomiro Sotelo Anacona, ambos asesinados durante el fin de semana pasado. Además, denunció el homicidio de Andrés Andrelio Cacimanca, esposo de una activista colombiana.


La ONU atribuyó los ataques a los grupos criminales y armados que han incrementado su lucha por mantener el control, principalmente económico, del territorio en Colombia. La organización cree que el coronavirus ha agravado la situación.


La disputa por el territorio no sólo ha afectado a líderes sociales. La Oficina de la Alta Comisionada ha recibido informes de amenazas y hostigamiento a los pobladores de las comunidades de la región del Cauca, lo que pone en peligro a agricultores, pueblos indígenas y grupos afrodescendientes, quienes han respetado el confinamiento y las medidas de prevención.


“Hacemos un llamado a todos los involucrados en esta violencia para detener los combates, en línea con el llamado del Secretario General de las Naciones Unidas a un alto el fuego global, para que las medidas destinadas a prevenir la propagación de COVID-19 puedan implementarse adecuadamente”, destacó el portavoz de la Oficina, Rupert Colville.


El organismo internacional pidió al gobierno colombiano cumplir con su obligación de prevenir ataques y proteger a la población local. Además, recalcó que cualquier ataque contra defensores de derechos humanos debilita la democracia y atenta contra el derecho a participar de forma activa en la sociedad.

Con información de NOTIMEX

Compartir por Whatsapp

Compartir por Telegram