BANNER-1-945-ANCHO-X-520-ALTO-PX (1).gif
  • La Noticia al Punto

DÍAS DE GUARDAR en LA NOTICIA AL PUNTO, Domingo 13 de marzo de 2022

*Otra semana de precalentamiento sucesorio;

*Maru Carreño promueve valores, así nomás, casual;

*El movimiento feminista echa raíces en Guanajuato


1. Diego Sinhue: jugar al tapadismo para sobrevivir

Ilustraciones: Pinche Einnar.


Con mensajes lanzados con cierta ligereza, pero al mismo tiempo con un contenido críptico, el gobernador del Estado, Diego Sinhue Rodríguez Vallejo lleva dos semanas dedicado a construir una narrativa sobre su relevo, cuyo proceso iniciará dentro de 20 meses, cuando su partido defina a un candidato o candidata.


Después de placear la semana pasada en una gira a Jesús Oviedo Herrera, el secretario de desarrollo social, y hacer alusiones veladas al cargo que el mismo Sinhue ocupó antes de ser candidato, esta semana el mandatario aprovechó un evento con mujeres empresarias para lanzar otra frase de tintes proféticos: "pronto habrá una mujer gobernadora en Guanajuato".


¿Qué está pasando por la cabeza de uno de los gobernadores de la época panista que menos parece disfrutar del cargo y que lo vive con angustia cada día?


En rigor parece que no mucho que no hayan previsto muchos observadores de la política de Guanajuato: Diego Sinhue en realidad lo que está haciendo es tratar de establecer una ruta que le dé margen de maniobra en la construcción de su sucesor o sucesora, frente a una situación comprometida por las circunstancias de su propia llegada al poder.


Rodeado y condicionado por un ex jefe político controlador y celoso, como Miguel Márquez Márquez, Sinhue se ha tardado la mitad de su sexenio en empezar a patalear para tratar de escapar de ese control.


La tarea no ha sido sencilla, por el propio temperamento de Sinhue, poco dado a la confrontación, y por la cantidad de candados que le fueron colocados en su entorno. La mitad del gabinete de Diego proviene del marquismo, algunos del círculo de confianza del ex gobernador como la secretaria particular Juana de la Cruz Martínez Andrade.


Pero sobre todo, el propio arropamiento que Sinhue ha hecho de funcionarios que le deben su fortuna y continuidad a Márquez, como el fiscal Carlos Zamarripa, el secretario de seguridad Alvar Cabeza de Vaca y el secretario de Salud, Daniel Díaz Martínez, es un factor que complica el deslinde.


Hoy Miguel Márquez impulsa su propia política para la construcción de un candidato, con una baraja de opciones: el senador Erandi Bermúdez, el propio Daniel Díaz y hasta la posibilidad de una inopinada alianza con Marko Cortés para impulsar a la alcaldesa de León Alejandra Gutiérrez.


Por su parte, el dirigente nacional del PAN ya plantó en Guanajuato dos precandidatas: la propia Alejandra Gutiérrez y la alcaldesa de Irapuato, Lorena Alfaro. Para impulsarlas cuenta con políticos locales, como el exgobernador Márquez en el primer caso y Luis Alberto Villarreal, en el segundo.


Ante esta situación, inédita en el PAN, con la multiplicación de polos de decisión y de aspirantes, la posibilidad de que sea el gobernador quien dé un dedazo afortunado, como lo hicieron en su momento Juan Manuel Oliva y Miguel Márquez, parece imposible en estos momentos para Sinhue.


De ahí que el gobernador quiera aparecer como invitado a ese festín, trayendo a colación el tema en su agenda cotidiana, es una medida no solo de previsión, sino de supervivencia. Sin la posibilidad de sentarse en la mesa de las decisiones con una fuerza política reconocida, el gobernador podría quedar desprotegido lo mismo que sus colaboradores más cercanos como Juan Carlos Alcántara y los hermanos Aldo y Alan Márquez Becerra.


De aquí en adelante, escucharemos hablar mucho sobre el 2024 en el entorno del PAN del gobierno estatal y de factores satélite, como el que representa Márquez Márquez. El PAN nacional se ocupará con más énfasis después de que pasen las elecciones de este año y mucho influirán en el tono los resultados que obtenga Marko Cortés.

Seguiremos atentos.


2. Una fundación para promover valores moviliza a ex primera dama

Parte del divorcio lento pero consistente que parece estarse viviendo en la relación política entre Miguel Márquez y Diego Sinhue Rodríguez, tuvo un nuevo capítulo esta semana, cuando salió a medios la ex primera dama del estado, María Eugenia Carreño de Márquez, para dar a conocer el nacimiento de una fundación dedicada a promover valores familiares y cristianos.


El anuncio oficial se hizo en un noticiero de radio, dentro de las estaciones del privilegiado empresario Jorge Torres Gómez, quien ya desde el sexenio de Márquez había elevado notablemente su facturación de la mano del ex vocero Enrique Avilés Pérez.


Maru Carreño eligió hacer su aparición mediática el 9 de marzo, un día después de las multitudinarias marchas feministas que llenaron las calles de una docena de ciudades en Guanajuato, para hablar en contra "del relativismo moral" y manifestarse en contra de la despenalización del aborto.


Su presencia no puede ser ajena tampoco a lo que en el círculo de Miguel Márquez se ha considerado una traición, con la legalización de facto de los matrimonios de personas del mismo sexo, realizada a través de un ajuste administrativo que deja entre paréntesis las consideraciones del código civil sobre el tema.


Carreño de Márquez aseguró que su movimiento no tiene contenidos políticos, habló de promover el amor y construir esperanza, a la vez que dejó claramente establecido que su intención surge a partir de que "la han buscado" para que encabece un movimiento a favor de los valores y añadió que ya tiene respuesta positiva "de varias empresas".


La fundación se llama Valores y más. En su aparición no deja de leerse una crítica no tan velada a la administración de Diego Sinhue Rodríguez cuando la ex presidenta del DIF asegura que "las cosas no están bien en Guanajuato".


Así, al protagonismo nada discreto de Miguel Márquez ahora se suma el de su cónyuge, de quien aún se recuerda su intenso activismo como presidenta del DIF el sexenio pasado.


3. Un feminismo de nueva generación inunda la escena pública de Guanajuato

Al igual que en la mayor parte del país, Guanajuato no es ajeno a la presencia de un potente feminismo de nueva generación, con una clara agenda en contra de la violencia de género, la falta de equidad en las instituciones públicas, la revictimización institucional y el derecho a decidir sobre el propio cuerpo.


Tras la pausa provocada por la pandemia el año pasado, la manifestación de este 8 de marzo superó las exitosas movilizaciones de 2020 en ciudades como León, Guanajuato e Irapuato, además de producirse diversas expresiones por vez primera en otras ciudades del estado.


Mucho tiene que ver en la explosión participativa que hoy se registra la ola de defensa de derechos de las mujeres que creció de la mano de movimientos mundiales de denuncia como el Me Too, que combatió de manera eficaz la invisibilización de la violencia de género en todos los espacios sociales y a todos los niveles.


Pero también se encuentra en la raíz de esta conciencia el trabajo de organizaciones precursoras, que batallaron con una gran incomprensión para establecer acciones de defensa de los derechos de las mujeres, desde hace décadas.


El tema no se frenará por la falta de entendimiento desde los grupos gobernantes de Guanajuato. Diversos estados del país han avanzado en la despenalización del aborto y el tema llegará tarde o temprano al recinto parlamentario de Guanajuato.


A diferencia de otras ocasiones en el pasado, esta vez en la agenda hay un factor nuevo: la capacidad de movilización del nuevo movimiento feminista, lleno de energía e imaginación, que llevará a gravitar en su entorno a varios partidos políticos urgidos de causas y al borde de la inanición.


Fuente informativa: POPLab

Compartir en WhatsApp

Compartir en Telegram

0 comentarios