• La Noticia al Punto

CRISIS POR EL COVID-19.

Colaboración de Vicente Esqueda


México se encuentra inmerso, al igual que el resto del mundo, en una crisis generada por el virus COVID-19, formalmente declarado pandemia global por la OMS, y aunque el número de enfermos es mucho menor a lo que existe en otros países, especialistas anticipan una segunda fase, con un número mayor de contagiados, lo cual se basa en simple matemáticas.

Un artículo del periódico norteamericano “The Washington Post” muestra de manera muy simple, la efectividad que tiene el distanciamiento social, para reducir el número de enfermos, el cual consiste en cerrar espacios públicos, evitar reuniones masivas, permanecer lo más posible en casa y evitar el contacto personal.

En México, la SEP, anticipó y amplió las vacaciones de semana santa en todas las escuelas, mientras la secretaría de salud echó a andar una jornada de “sana distancia”, pidiendo extremar cuidados preventivos con adultos mayores, evitar saludar de mano, beso o abrazo, y posponer eventos masivos, lo cual ha sido acatado por diversas ligas deportivas.

Llama la atención que el presidente López Obrador, ha saludado de mano, ha abrazado, y dado besos en la mejilla hasta a niños; con lo que no solo esta dando un mal ejemplo, sino que esta contrariando abierta y públicamente, las recomendaciones de su propio gobierno, respecto al contacto personal.

Una parte importante de una política pública, tiene que ver con su implementación, y si en este momento se están tratando de tomar medidas importantes para prevenir contagios, y López Obrador hace y dice lo contrario, habrá mexicanos que no tomarán en serio esta crisis y el riesgo de que se prolongue es mayor.


Compartir por Whatsapp

Compartir por Telegram