top of page
5000-x-1000.jpg
  • Foto del escritorLa Noticia al Punto

COWBOYS ARRASA A LOS GIANTS CON UNA BLANQUEADA DE 40-0 EN EL METLIFE STADIUM


En una noche marcada por una lluvia torrencial en el MetLife Stadium de Nueva York, los Dallas Cowboys propinaron una paliza épica a los New York Giants en el arranque de la temporada de la NFL, ganando con un marcador aplastante de 40-0.

Desde las primeras jugadas del partido, quedó claro que los Cowboys estaban decididos a marcar una tendencia. Aunque aún es incierto si el rendimiento de Dallas es tan sobresaliente como indica el marcador, su actuación en todas las áreas del juego fue impecable.

Los equipos especiales y la defensa de los Cowboys jugaron un papel fundamental en esta victoria. Un gol de campo bloqueado que fue devuelto para un touchdown y una intercepción retornada para otro touchdown rápidamente sacaron del partido a los Giants, si es que alguna vez estuvo en él. Los Cowboys continuaron presionando y aprovechando su ataque terrestre, liderado por Tony Pollard, quien escribió en dos ocasiones. Además, Turpin también contribuyó al aumentar la ventaja, demostrando que todos en el equipo estaban listos para brillar.

La defensa de los Cowboys, comandada por Dan Quinn, fue la clave en esta victoria. Capturaron al mariscal de campo de los Giants, Daniel Jones, en siete ocasiones y forzaron tres entregas de balón. A pesar de generar cinco balones sueltos, solo lograrán recuperar uno. El dominio de los Cowboys en el juego hizo que ni siquiera necesitaran utilizar su ataque aéreo en gran medida, con Dak Prescott acumulando solo 143 yardas.

Por otro lado, los Gigantes tuvieron una actuación decepcionante en todos los aspectos del juego. Daniel Jones tuvo una noche para el olvido, reviviendo problemas anteriores. La única nota positiva fue su juego terrestre, que superó las 100 yardas, pero esto no fue suficiente para contrarrestar el dominio de los Cowboys en todas las demás áreas del campo.

La tormenta de los Cowboys en el MetLife Stadium dejó una impresión imborrable y plantea interrogantes sobre el futuro de ambas franquicias en esta temporada de la NFL.

Por Omar Carmona


Comments


bottom of page