BANNER-1-945-ANCHO-X-520-ALTO-PX (1).gif
  • La Noticia al Punto

Conspirando Por Humbertgutier 28 de Marzo de 2022


-Víctor Jiménez con rifa al estilo AMLO.


Algo que distinguía a la UG en los años ochentas y noventas fue sin duda las personas que dirigían los destinos de los trabajadores de máxima Casa de Estudios de la entidad en el ASTAUG.


Como se extraña a la maestra Helia H. de Pérez Bolde mejor conocida como “La chata Pérez Bolde” al frente del Sindicato Administrativo de la Universidad de Guanajuato y defensora de los derechos de los trabajadores universitarios, durante su gestión colocó las banderas rojinegras en la UG cuando era rector el doctor Santiago Hernández Ornelas y era gobernador Rafael Corrales Ayala. Ella no se andaba con medias tintas.


Había una singularidad con la maestra Helia H. de Pérez Bolde y era su sensibilidad, su buen trato, su respeto, su firmeza, su honestidad, su transparencia y la sonrisa y amabilidad que le caracterizaba con todo trabajador administrativo.


La maestra Helia plantaba cara cuando los funcionarios universitarios se pasaban de listos, con los administrativos, en mi camino en la UG tuve la fortuna de conocerle y toda una dama aún y cuando yo era empleado de confianza siempre me recibió con educación y amabilidad, ella fue una real representante sindical, no lo que generalmente uno encuentra en sindicatos en donde son unos verdaderos mamarrachos que abusan del poder.


Actualmente y desde hace ya muchos años ASTAUG está en manos de Víctor Jiménez a quien acusan de nepotismo por haber conseguido chamba en la UG por lo menos a 15 parientes cercanos, de solicitar favores cariñosos a mujeres a cambio de préstamos, plazas, y aspectos normales a los que tienen derecho los trabajadores afiliados.


Víctor Jiménez fue un personaje mustio, así se mostró con la maestra Helia y con Carlos Guevara haciéndose ver cómo al que le interesaba defender los derechos de sus compañeros administrativos, así transitó y estoy seguro que si viviera la famosa Chata Pérez Bolde y viera cómo se ha conducido Víctor le arrebataba el sindicato en un tris o incluso le tomaba las instalaciones, pero además haría todo por hacerle pagar todo los actos oscuros que ha cometido.


Por eso resulta increíble que en la Universidad de Guanajuato haya un líder sindical como Víctor Jiménez que además es señalado de presuntos malos manejos de un predio que había sido donado al sindicato, también es extraño que no haya sido denunciado por acoso sexual, asimismo de todos es sabido los encierros o festines que tenia semana tras semana en el centro recreativo de la ASTAUG.


Ha sido implacable con quien le ha competido por la secretaria general del sindicato, incluso los hijos que ahora laboran para la universidad, se han encargado de amedrentar a quien le planta cara a Víctor.


Los hijos presumen poder y ser intocables además de tener un sueldo que no va acorde a su preparación o desempeño, Víctor Jiménez ha convertido al ASTAUG un modos vivendus de toda su familia. Vive hundido en la soberbia de creerse un tipo galán y simpático.


Tiene telarañas en la cabeza de todo lo que hemos relatado existen algunos aspectos que le han acusado abiertamente. Y solo dijo en su momento que esas acusaciones eran parte de una “guerra sucia” por haber conseguido su octavo periodo a frente de la Asociación Sindical.


Autoridades van y vienen y no han podido erradicar los abusos de este líder sindical, porque les queda a modo, para los rectores es más fácil aumentar los beneficios económicos para Víctor Jiménez y con ellos salvar año con año los procesos de negociación salarial.


Víctor Jiménez vive en la anarquía universitaria, hace y deshace sin límites, aún y cuando exista la autonomía sindical debe prevalecer la transparencia, el orden y la rendición de cuentas, pero con Víctor no es así, se ha convertido en un dictador.


La última de Victor Jiménez fue que replicó la práctica del inepto de Andrés Manuel López Obrador con la rifa del avión presidencial.


Resulta que el dirigente de la ASTAUG ha organizado una rifa de 90 premios consistentes en dinero en efectivo, pero no porque Jiménez sea muy generoso, sino porque está obligando a los trabajadores a comprar a cada uno, un boleto de 150 pesos, dinero que les será descontado en tres quincenas.


La famosa rifa será el primero de abril, pero existe la consigna, advertencia y amenaza de de quien no participe y no coopere con esta “noble” causa, serán catalogados como traidores a su dictadura. Y eso es algo así como lo que dijo López Obrador o estás conmigo o estás en contra de mi.


El abuso de Víctor Jiménez sigue descaradamente, ante la indiferencia de las autoridades universitarias, cuándo velarán por verdaderos derechos de los trabajadores universitarios ante un líder sindical de esta categoría?


Una vez más pondré el ejemplo del fallecido Rector Cuauhtémoc Ojeda Rodríguez a quien le interesaban de sobre manera los alumnos, los profesores y que decir de los trabajadores universitarios, de quienes admiraba su entrega y amor por la universidad. El sí le hubiera puesto un alto a Víctor Jiménez.


Fin, boom y sino…desmiéntemelo!!!


-Consumatum est en el PRI guanajuatense.


Los priistas de Guanajuato se acobardaron por enésima ocasión. Es una vergüenza el cómo han permitido, una vez más, las arbitrariedades de su máximo líder Alejandro “VandAlito” Moreno.


La inmensa mayoría de los militantes actuales, cuadros, liderazgos etc., dan pena. Dejaron que les impusieran a la potosina Ruth Noemí Tiscareño Agoitia, sin residencia legal en la entidad, como presidenta del CDE por segunda ocasión.


Acostumbrados a perder para ganar, los tricolores antepusieron sus intereses personales a la de su instituto político, creen que ya tienen en la bolsa una posición plurinominal o una regiduría para el 2024 por sumarse a la advenediza Ruth, tanto es el borreguismo priista en la actualidad que ya le dicen “mi señora presidenta”, ahora entiendo porque a Ale Gutiérrez quiere que le digan Presidenta Municipal y no alcaldesa.


La humillación que nuevamente el CEN les ha hecho al nombrar a la oriunda de San Luis Potosí es una muestra más del desinterés que tiene VandAlito Moreno por el PRI de Guanajuato.


Cuando andaba en campaña por la presidencia nacional, el dirigente se comprometió a regresar a Guanajuato y recorrer cada uno de los 46 municipios, fue mentira, jamás volvió a poner un pie en tierra santa.


Hasta dijo que iba a acabar con los campeones de las plurinominales, refiriéndose a los diputados locales, pero él fue el primero en agandallarse el número uno de la lista federal.


El que anda de capa caída es el Profe Alejandro Arias que durante su mandato presidencial incrementó su presencia en redes sociales en registrar cada visita o ida al sanitario. Y ahora ya se le terminó el veinte y regreso a su normalidad de ser segundón.


Alejandro, pero el Arias y la ahora diputada local con licencia y nueva presidenta del PRI estatal, hicieron triquiñuelas para jalar todos los hilos necesarios, doblaron voluntades, exigieron firmas, en fin, a toda costa cumplieron la orden directa de México, como en los tiempos autoritarios del ex partidazo.


Pues, “consumatum est” la potosina Tiscareño seguirá en Guanajuato, es clara la visión de VanAlito Moreno prefiere entregar Guanajuato al partido en el poder, sabe que aquí no tienen ningún ápice para triunfar, al visualizar la alianza con el PAN y PRD prefiere exigir una candidatura en otro estado en el 2024, por lo que aquí los priistas harán equipo con el panismo guanajuatense que aplastará a los morenos y seguramente la potosina Ruth Tiscareño y su séquito tendrán posiciones en municipios y en el congreso local, pero no en el gobierno del estado, ahí ni lo sueñen.


Síganme en twitter @Humbertgutier


Compartir en WhatsApp

Compartir en Telegram

0 comentarios