top of page
5000-x-1000.png
banner.png
  • Foto del escritorLa Noticia al Punto

Banco de México Ajusta al Alza Previsiones de Inflación y Mantiene Tasa de Referencia en 11.25%

En su más reciente reunión, la Junta de Gobierno del Banco de México (Banxico) anunció ajustes al alza en sus previsiones de inflación para los próximos trimestres, enfatizando la complejidad persistente en el panorama económico a pesar de los avances en el proceso desinflacionario.



La entidad monetaria decidió de manera unánime mantener la tasa de referencia en 11.25 por ciento, señalando la necesidad de conservar dicho nivel durante cierto periodo. Analistas anticipan que el ciclo de recortes podría iniciar en el primer trimestre de 2024.

Banxico revisó al alza sus expectativas de inflación general, abarcando desde el último tercio de 2023 hasta el cuarto trimestre de 2024. Se proyecta una ligera alza en la inflación general en el segundo trimestre de 2024, pasando de 4.0 a 4.1 por ciento, mientras que para finales de año se ajustó de 3.4 a 3.5 por ciento.

Las previsiones para la inflación subyacente también experimentaron ajustes, ubicándose en 5.4 por ciento para el segundo trimestre de 2024 y proyectándose una estabilización en 3.1 por ciento hacia 2025.

José Luis Ortega, director de inversiones activas en BlackRock México, expresó sorpresa por el tono cauteloso de Banxico respecto al comportamiento futuro de la inflación. Aunque se esperaba una preparación para una posible disminución de la tasa en la siguiente junta (febrero de 2024), la entidad adoptó un enfoque más prudente.

Analistas como Jason Tuvey de Capital Economics destacaron la preocupación por la fuerte inflación de los servicios, reflejo de un rápido crecimiento de los salarios, sin señales claras de moderación. Alberto Ramos de Goldman Sachs recordó que los riesgos para la inflación persisten al alza, con el crecimiento sólido y riesgos como la persistencia de la inflación subyacente en niveles elevados y la depreciación cambiaria.

Entre los riesgos al alza se encuentran la resistencia de la economía a las presiones, la depreciación cambiaria, y mayores costos. A la baja, se considera una desaceleración global mayor a la anticipada y un menor traspaso de algunas presiones de costos.

El mercado observa con atención la evolución económica y las próximas decisiones de política monetaria en un contexto de incertidumbre persistente.

Por Areli Rodríguez


bottom of page