• La Noticia al Punto

Así será la 'nueva normalidad' en Machu Picchu tras pandemia

La ciudadela inca de Machu Picchu, joya del turismo peruano, permitirá ingresar cada día a una cuarta parte de los turistas que recibía antes de la pandemia, cuando reabra en julio tras un cierre de más de 100 días.


La ciudadela Inca de Machu Picchu recibirá sólo 675 visitantes nacionales y extranjeros por día (un cuarto de la cantidad que acogía antes)", dijo el gobernador del Cusco, Jean Paul Benavente, sobre la reapertura en julio. dijo el gobernador del Cusco, Jean Paul Benavente, sobre la reapertura en julio.
Esto se debe a una evaluación del espacio y de la capacidad de carga que se pueda hacer en un inicio dado el distanciamiento social", indicó Benavente.

El límite de visitas, explicó, forma parte de un protocolo sanitario que contempla la sana distancia, el uso de cubrebocas y la restricción de algunas áreas.

La reapertura de la ciudadela en julio depende del levantamiento del confinamiento nacional vigente desde el 16 de marzo, dijo el gobernador.

En Perú los aeropuertos están cerrados y los comercios restringidos como parte de las medidas para frenar el coronavirus en el país, el segundo con más casos de la enfermedad en América Latina, con más de 225 mil contagios y cerca de 6 mil 500 fallecidos desde el primer caso detectado en marzo.

Pero el gobierno peruano anunció en mayo planes para intentar revivir el turismo habilitando el ingreso gratuito a reservas naturales y sitios arqueológicos, entre ellos Machu Picchu, para empleados públicos, niños y ancianos peruanos lo que resta de este año.

Los turistas peruanos llegarían en vuelos internos que se iniciarían entre julio y agosto, pero sin fechas confirmadas para la reapertura de fronteras, la llegada de extranjeros es aún una incógnita.

Antes de la pandemia, a la ciudadela de piedra de Machu Picchu ingresaban entre 2 mil a 3 mil personas por día.

En temporada alta, el número trepaba hasta 5 mil.

Los peruanos pagaban 112 soles (30 dólares, la mitad que los extranjeros) para ingresar a la ciudadela de piedra, que se levanta sobre la cima de una frondosa montaña.

Pero la crisis económica provocada por coronavirus causó un colapso en el turismo que también impactó en Cusco, antigua capital del imperio inca ubicada a 72 km de las famosas ruinas, donde al menos 100 mil personas viven de esa actividad.

A partir de julio los guías de la ciudadela trabajarán con grupos reducidos de siete visitantes.


Compartir por Whatsapp

Compartir por Telegram