BANNER-1-945-ANCHO-X-520-ALTO-PX (1).gif
  • La Noticia al Punto

Apegarse a tratamientos y dietas de eliminación mejora calidad de vida de pacientes con alergias

Las alergias alimentarias son una respuesta exagerada a alguna proteína que contienen los alimentos como la leche de vaca, gluten, carne, fruta o verdura. Existen varias facetas en este tipo de alergias, principalmente durante la etapa de lactancia, en donde predominan las alergias a la proteína de la leche de vaca.


Las y los pacientes ya diagnosticados deben apegarse a los tratamientos y dietas de eliminación, para obtener los mejores resultados posibles para mejorar su calidad de vida.


“También existe reacción por alergia a la proteína del huevo y a la soya, además del gluten, entre las más importantes durante la lactancia e infancia. Posteriormente se pueden desarrollar en el transcurso de la vida, por ejemplo con el cacahuate, nueces, frutos secos y en una vida adulta con pescado y mariscos, principalmente el camarón, que es de los más alergénicos”, indicó el doctor Ulises Noel García Ramírez, alergólogo – inmunólogo de la Unidad Médica de Alta Especialidad (UMAE) No. 1, del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en León.



Resaltó la importancia de tomar en cuenta que en adultos también se observa un gran número de casos de alergia a frutas y verduras como la manzana, pera, durazno, kiwi y aguacate, lo anterior conforme va madurando el sistema inmunológico, el cual rechaza los alimentos mencionados.


Durante la infancia, entre los síntomas se encuentra la dermatitis atópica, piel seca, generalmente relacionada a la proteína de la leche, los menores lloran bastante, presentan cólico, complicación respiratoria, tos, flema, obstrucción y escurrimiento nasal, además de síntomas asociados al asma.


Ya en la adolescencia y la vida adulta, agregó que en la mayoría de los casos los síntomas son: ronchas e inflamación de la piel, cólicos, diarrea y lo que más predomina es el síndrome oral, es decir, que al consumir el alimento se hincha la boca y presentan comezón.


En caso de no detectar a tiempo una alergia alimentaria, ésta se puede complicar y generar dermatitis atípica grave, infecciones, asma, rinitis alérgica y otras complicaciones, que incluso ponen en riesgo la vida del paciente.


Compartir en WhatsApp

Compartir en Telegram

0 comentarios