top of page
  • Foto del escritorLa Noticia al Punto

"Algoritmos" por Claudia Padilla del 28 de abril



Este domingo nos encontramos con los que se sienten indígenas, a los que nada más no quieren y los que hacen una campaña diferente.


 ¿PURÉPECHA?

Dicen que cuando se quiere se nota pero cuando no se nota más, así le pasa a Bárbara Botello que de plano en Morena no la quieren ni tantito, en verdad ni tantito…

Imagínese usted que ella ya se sentía diputada, entrar de pechito y legislar, pero le dijeron que la diputación que le habían dejado de manera plurinominal era la indígena, se puso a sudar porque tenía que comprobar que realmente era indígena.

¿Y ahora? Pues salió con la historia que era purépecha ques’que porque sus papás son de Michoacán y entonces ella es indígena de sangre y de tradición.

Pues nadie se la creyó y entonces le dijeron que siempre no y que se la crea alguien más, porque las autoridades no.

Lo que no ha entendido la ex alcaldesa priista es que en Morena no encajan, le ponen el pie para que tropiece y anda como en esas relaciones tóxicas que no se pueden o no se quieren dejar.

A ver, la bajaron de ir a la gubernatura, luego a la alcaldía de León y luego de la diputación.

Si con todo esto no entiende, pues ya no entendió y ahora si el que entendió, entendió y la que no ahí sigue.


SE LES DA

Pero estos casos no solamente pasan con los guindas, resulta que en el PRI aplicó la misma técnica, si esas costumbres no se les olvidan a los priistas.

Y es que Ruth Tiscareño quien dio agandalle a ocupar una pluri, pues también en una diputación indígena intentó meter a Lorenzo Licea.

Para justificar esto pues resulta que dijo que todos tienen que hacerse una prueba de ADN para que vean que tienen sangre indígena.

Tal vez sí, pero querer engañar a la gente para dar un lugarcito a quién no puede justificar sus orígenes es para pensarse que no se están haciendo bien las cosas.


El que miente una vez, miente mil veces…


QUE SIEMPRE SI

Ya les andaba también en Celaya, por poquito los dejan sin candidato a Morena, tuvieron que presionar para decir que Juan Miguel Ramírez se tenía que quedar.

Aunque ahora se tiene que tomar en cuenta que ya se les fue la mitad de la campaña ante la falta de candidato.

Después de la muerte de Gisela Gaytán y de los supuestos muertos vivientes, se han tenido que enfrentar a varios obstáculos que han frenado que puedan salir a las calles.

Aunque se nota que al estatal le importa muy poco lo que pase en Celaya, bien sabían que no podían cambiar de género pero porque se les dio la gana lo cambiaron y aún así lo permitieron y con todo ello perdieron tiempo y campañas el tiempo sí es importante.

De cualquier manera en esta ocasión les permitieron (tarde) comenzar.


En 3,2,1 …


Yo este domingo me despido sin meterme mucho a mi árbol genealógico no vaya siendo, nos vemos la próxima porque recuerde que el  que “no cae, resbala”.



Comments


bottom of page