top of page
5000-x-1000.jpg
  • Foto del escritorLa Noticia al Punto

"Algoritmos" por Claudia Padilla del 16 de junio


Este domingo nos encontramos entre los que se sirvieron con la cuchara grande y los que se encapricharon 


Retiradota

Comencemos con lo bueno, porque luego me dicen que luego siempre empiezo con lo malo.

A ver entre lo bueno se encuentra que el fiscal general del Estado, Carlos Zamarripa, ha estado 33 años desde que comenzó como a trabajar en el Ministerio Público,  donde se dedicada hacer mandados a sus compañeros.

Hasta ahí vamos bien, luego estudió Derecho, se hizo agente del Ministerio Público, y hoy a dar otro brinco hasta que fue jefe de la entonces Policía Ministerial y después procurador.

Pero , le voy a poner o anteponer los movimientos que hizo Zamarripa Aguirre al agregar un capítulo al reglamento interno de la FGE para protegerse a él y a su gente preferida donde se garantizó muchos privilegios para su retiro después de que ya le dijeran que iba para afuera, es más, casi al mismo tiempo de que se dijo por la ahora gobernadora electa, Libia Denisse García, que agarrara sus chivas porque por lo menos con ella en el estado no iba a trabajar.

De manera “discreta” ni tan discreta porque ya todos sabemos hizo un “sistema complementario de seguridad social” y dirá qué es eso, no me voy a meter en tecnicismos ni nada de eso, pero lo que hizo fue adicionar capítulos al reglamento interno en el que se incluye apoyos económicos adicionales a su pensión, para dejar su sueldo tal y como está que es un poquito más de 145 mil pesos mensuales.

Claro que lo hizo con toda la intención de no dejarse por quedar fuera, incluso quitó la partida de atención a víctimas, imagínese para qué.

Hay cosas que por ley se merece y entre esas está su liquidación y todo lo que corresponde por ley.


Se sirvió con la cuchara grande 


Ni idea 

Derivado a este tema del fiscal general, hubo muchas reacciones, incluso por parte de la gobernadora electa, Libia Denisse García, quien reconoció que no estaba enterada de estos movimientos pero investigaría.

Esto dio pié que muchas voces se escucharán incluso de los panistas (aunque Carlos Zamarripa no es de ningún color) quienes calificaron de este acto de agandalle y mala onda.

Mucho menos se lo perdonó la oposición quien lo señaló de cosas más graves.


Sin razón o con razón…


Caprichote 

Hablando de otros temas el problema entre los que se sienten dueños de Morena, el que no va a cambiar y que de verdad lo deberían de mandar a terapia es al senador electo, Ricardo Sheffield Padilla, y es que fiel a su costumbre volvió hacer un caprichote.

Esto en un evento en que se reunieron los guindas, pero como estaba hablando Malú Micher no le pareció y entonces se fue tras bambalinas y decidió no salir más pues se cree que solamente él es el importante:

En este momento se tendría que ver más unión en un partido que hay que reconocer ha crecido e incluso tuvieron resultados que en algunos casos no se los esperaban.


A chillar a otra parte…


Yo este domingo me despido de brinquito y sin pasar por las reglas que son para uno, nos vemos la próxima porque recuerde que el que “no cae resbala”.


Commentaires


bottom of page