top of page
5000-x-1000.png
banner.png

Algoritmos del 20 de junio, por Claudia Padilla



Este martes nos encontramos con cambios, los que se dan golpes de pecho y los que no confían…


¿REPROBÓ?


Después de estar al frente de la Delegación V Este, por más de una década, José Manuel Subías Miranda dejó el cargo, bueno es un decir, porque en su mayoría se enteraron a través de un publicación de las redes sociales del titular de la Secretaría de Educación de Guanajuato (SEG), Jorge Hernández, hasta después se dio una rueda de prensa.


El cambio se da de manera inesperada, porque se creía que no era removible, ya que no solamente era delegado sino también operador político del PAN, incluso era común verlo en algún evento de los azules.


Subías Miranda era de los que sí les gustaba salir, aunque no siempre fuera acertado, era considerado para llevar gente a los eventos.


Se dijo que supuestamente se iba a buscar otros aires en otro cargo público, que por eso presentó su renuncia sin que nadie lo obligara a nada, aunque no se la esperaba porque incluso cuando los medios de comunicación le preguntaron sobre el Twitter del secretario de educación, contestó que todavía era delegado, le gustara a quien le gustara.


A penas había dicho que ya no estaría, cuando se dio a conocer que quién ocuparía ese cargo sería el ex alcalde de Salvatierra, Rito Vargas Varela, ¿perdón?, ¿cómo?


Primero se sabe muy poco de su perfil para mover al sector educativo en la región, ahora no se puede dejar de lado que fue despedido de la Secretaría de Desarrollo Agroalimentario y Rural (SDAyR) donde fungía como subsecretario para el Desarrollo y Competitividad Agroalimentaria, pero como no era santo de su devoción del titular de la dependencia Paulo Bañuelos le dijo adiós sin llorar.


Vargas se quedó unos meses en la silla de espera hasta que fue el mismo gobernador quien le dio palomita para que pudiera ocupar la delegación.


Se nota que están moviéndose en materia política, porque hasta los menos preparados ocupan cargos en los que no encaja el perfil.


Algún favor le debían a Rito Vargas, esperemos que de el ancho, que esté preparado y que sepa negociar porque tratar con los maestros no es tarea fácil.


Por lo menos le sirvió la negociación para no quedarse sin chamba y seguir viviendo del erario de los guanajuatenses, porque eso les gusta mucho, aunque no sepan ni para qué están, por que ni su misma gente sabe de dónde salió, y por cierto se les perdió el currículum del exalcalde panista, o por lo menos no lo quieren dar a conocer.


Con orejas de burro…


¿NI UNA MÁS?


Según quién lo diga, porque si sale una funcionaria dedicada al tema de la seguridad y utilice sus redes para exponer que no debería de morir ni una policía más, entonces sí hay de que preocuparse, pues no es un tema menor, y en lugar de poner palabras no acertadas, tendrían que ver la forma de cómo protegerlas.


Así mero es como se expresó la titular de la Secretaria Ejecutiva del Sistema Estatal de Seguridad Pública, Sophia Huett López, a quien no le han dicho para que sirven realmente las redes sociales.


Le tienen que recordar que en el estado en lo que va del sexenio se tienen registradas la muerte de 33 policías mujeres, madres de familia, las que se hacían cargo de su familia.


Las últimas tres policías asesinadas fueron en Celaya, en menos de cuatro días, donde en el tema se genera impunidad, y las autoridades dicen que por su trabajo seguirán las muertes de los elementos municipales, por cierto, no podemos dejar de lado de que la secretaría ejecutiva de Sistema Estatal de Seguridad Pública no sale de este municipio, con la intención de hasta poner la primera piedra de nada.


Pero es muy bueno (para los políticos) decir que lo lamentan, que lucharán para que no se de impunidad y que se llegará hasta las últimas consecuencias, se oye bien bonito, así como se escribe y después se borra.


Sabemos que Huett López es la vocera de aquellos que en materia de seguridad no quieren dar la cara y no quieren declarar, pero tampoco es para que se le vayan los puntos y así vuelva a tejer.


No todas las palabras de solidaridad son buenas, ni buenas personas las que las escriben.

Ojalá se trabaje para evitar las muertes de más policías y con ello procurar que no solamente se deje en un discurso para que todos hagan ¡ahhhhhh!

En el escucha se ve la lucha…


¡AYUDA!


Los colectivos de búsqueda han trabajado incansablemente para que puedan encontrar a sus seres queridos, no solamente haciendo la labor que no quieren las autoridades, sino también enfrentándose a criminales que tampoco les permiten avanzar.


Ellos prefirieron acercarse a la religión para pedir que les permita avanzar en su labor de encontrar a sus familiares, por lo menos les queda la fe.


Este martes me despido entre caminitos de la escuela sin que muchos quieran llegar, nos vemos la próxima porque recuerde que el que “no cae, resbala”.


bottom of page