top of page
5000-x-1000.png
banner.png
  • Foto del escritorLa Noticia al Punto

ALGORITMOS del 16 de abril, por Claudia Padilla



Este domingo nos encontramos entre los zafarranchos, los que creían el gane y los que se ponen medallas que no les corresponden…


El IMSS ¿ES MÍO?


A penas si se estaban calmando las aguas para ver quién había “ganado” la nueva clínica del IMSS, incluso, Salamanca a penas se estaba recuperando de la noticia, cuando va de nuevo la dirigente del PRI en el estado, Ruth Tiscareño, a meter el dedo a la llaga y hasta dijo que ella tuvo mucho que ver para que el hospital llegara a la capital del estado.


Primero que le correspondía a Salamanca y a Morena, porque tenía mano porque “nosotros gobernamos” decían, luego que mejor a Irapuato, quien ya tenía todo preparado para que llegara el hospital, pero también porque algunos “detalles” se lo echaron para atrás, habían quedado de lado Celaya y Silao, y el que menos se esperaban era que el nuevo IMSS quedaría en Guanajuato.


Casualmente se da el anunció después de que el alcalde de Guanajuato, Alejandro Navarro, le mandó una carta al presidente de la República con toda la intención de entrar al partido guinda y donde se ponía a “sus pies”, la táctica le funcionó y ahora tendrán un nuevo hospital.

Ya Navarro había hecho lo pertinente, pero no faltó la que se colgará también las medallitas y con ello se dijera que hacen equipo, que yo lo impulse primero, que sin nosotros no se hubiera podido.


Como Ruth Tiscareño que agradeció a todos su participación para esta nueva construcción, en el agradecimiento estaban sus compañeros de bancada, el apoyo de una exhortación de la directora general del IMSS y ¡claro! al último la gestión del Ayuntamiento de Guanajuato.

Sus palabras pudieran quedar en porras mal hechas, con pompones rojos que cegarían hasta el que tienen mejor ojo.


Ruth Tiscareño debería de trabajar más en echarse porras ella misma y meterse a cursos motivacionales para ver cómo sacará adelante al Partido Revolucionario Institucional que nada más no avanza y está a expensas de que le den sombra o los cobijen para seguir colgándose de las posiciones.


¡Chi qui ti bum bombitas, ese hospital lo amerita!


¿QUIÉN ERES?


El PRI no avanza también porque los mismos priistas no los apoyan, como la regidora de Celaya, Claudia Salazar que se le “olvido” que salió emanada de las filas del “tricolor” pero que ahora es gris “muy gris”.


A la regidora también se le olvidó dar sus aportaciones al PRI para que puedan hacer los pagos correspondientes, entre los servicios básicos y el personal, pero ella dice que tiene muchos gastos y que no puede, ni quiere ayudar a quien la llevó a la regiduría y que jalará dinero del erario.


Salazar no avanza ni para bien ni para mal, es importante para ella solamente figurar en los cafés, porque ni en las fotos oficiales.


La invitan para gira de obras o comunidades, pero ella tiene una agenda muy apretada, si va a las sesiones de Ayuntamiento es porque no tiene nada más que hacer, aunque no tiene nada que decir, ni hacer.


Y hablando de eso, en el Revolucionario Institucional de Celaya, el Comité Municipal se ha vuelto un tianguis donde incluso ya ni se sabe si se ponen uñas o se atiende a los militantes; resulta que la dirigente de Movimiento Territorial tomó como suyo el edificio y se puso a poner uñas postizas, al fin y al cabo ¿qué tiene?


NI TAN BUENO


Ya estaban todos emocionados por contar con un nuevo Banco Bienestar en la comunidad de Rincón de Tamayo en Celaya, cuando les dicen que siempre no.


Cuando se cree que todo debe de ser fácil, entonces es cuando las cosas no son tan claras; primero que los mismos habitantes de la comunidad habían comprado el terreno a una persona que no era la dueña, posteriormente salió la dueña y se armó un gran problema.


Después el mismo municipio precisó que no había dado permiso de la construcción, aunque, la pregunta sería ¿cómo se les permitió que la edificación llegará a un 90%?


Desde que las personas se cooperaron para comprar un terreno, desde ahí comenzaron mal, la federación aceptó que se diera así, aunque aseguren que todo estaba en regla y que no actuaron con dolo.

¡Clausurada!


Yo este domingo me despido con uñas y sin banco, nos vemos la próxima porque recuerde que el que “no cae, resbala”.



bottom of page