top of page
  • Foto del escritorLa Noticia al Punto

Algoritmos del 11 de julio, por Claudia Padilla


Este martes nos encontramos con nuevas disculpas públicas, con los que tienen ser sancionados y los que se van


¡Usted disculpe!

Decían que no, que solamente habían actuado conforme a derecho, que no habían maltratado a nadie y que no cometieron “tortura” con ninguna persona de la comunidad de Rincón de Tamayo en Celaya durante los enfrentamientos con elementos de la Policía Municipal el pasado 15 de enero.

Aunque ahora la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, dijo lo contrario, es más dentro de sus resolutivos las autoridades municipales tendrán que pedir disculpas públicas a los habitantes con los que se enfrentaron a golpes, pedradas, balazos, después que las personas no querían que les pusieran medidores por parte de la Junta Municipal de Agua Potable y Alcantarillado (JUMAPA).

Al principio se dijo que era algo orquestado por Morena, y efectivamente quienes estuvieron moviendo a las personas fueron militantes de los guindas, sin embargo, las cosas se les fueron de las manos, porque lo que sería algo político, convirtió a los habitantes en víctimas.

Según se dice la recomendación 113 VG/2023 se dio la fuerza pública en contra de los tamayenses, a pesar de que las autoridades dijeran estaban conforme a derecho, que actuaron bien y que ellos también tuvieron “soldados caídos”.

En el expediente que contiene 110 páginas, se dieron varias encomiendas, pero dentro de estas está que el mismo secretario de Seguridad, Jesús Rivera Peralta y el alcalde Javier Mendoza Márquez, tendrán que emitir una disculpa pública en contra de los habitantes de Rincón de Tamayo.

En el documento en varias ocasiones se estableció que los afectados argumentaron tortura en el interior de las instalaciones de la Policía Municipal, por parte de los mismos elementos con los que se enfrentaron.

También se presentaron como pruebas videos donde se pudo ver a los elementos municipales disparar en varias ocasiones para evitar la trifulca.

Las autoridades municipales tendrán que ofrecer también atención médica, psicológica, y de rehabilitación que requieran los afectados, la cual deberá de brindarse por personal especializado y ajeno a la autoridad municipal, previo consentimiento y de forma continúa inmediata y gratuita, entre otras cosas.

La disculpa pública se tendrá que dar en un término de tres meses, a partir de la recomendación que se dio el 30 de junio, esto dice el documento, por las violaciones graves a derechos humanos cometidas en su agravio y a las afectaciones de tipo colectivo causadas con motivo del uso excesivo de la fuerza desplegada.

Además, tendrán que estar capacitados en términos de los Derechos Humanos en un lapso no mayor a los seis meses, contando a partir de la presente recomendación.

Ahora falta que todo esto sea acatado por las autoridades de Celaya, pues de manera extraoficial se dijo que llegarán hasta las últimas consecuencias para anteponer que actuaron bajo todos los lineamientos de ley.

El problema ahora será que la ciudadanía presionará para recibir todo lo que pide la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, mientras que las autoridades no permitirán que los dejen en mal y digan que se equivocaron.

¡Entre lo bueno, lo malo!


¡Adiós!

Después de varios años de estar al frente de la Secretaría del Migrante y Enlace Internacional, le dijeron adiós a Juan Hernández, quien supuestamente fue él quien presentó la renuncia, pero no fue así.

En varias ocasiones, quien también era operador político y amigo del diputado federal, Juan Carlos Romero Hicks, fue acusado por los grupos de migrantes a quienes no trataba tan bien, que conste que no quiero decir que todos.

El gobernador del Estado, Diego Sinhue Rodríguez Vallejo, fue abordado para decir que el trabajo de este personaje texano no era tan bueno como se quería dar a conocer, esto después de que se había dicho que son importantes los migrantes para meter mano en las próximas elecciones, porque no pueden dejar de lado que también meten dinero a las campañas.

Ahora le dijeron que mejor se fuera por donde vino y que se dedicara a ser operador político del PAN, para que supuestamente tuvieran mejores resultados en las próximas elecciones.

En su lugar quedó Susana Guerra, quien es gente de Miguel Márquez Márquez, el ex gobernador de Guanajuato, y quien se dice hacía todo el trabajo en el interior de la Secretaría del Migrante.

Se dice que no será el último cambio que habrá en el gabinete de Diego Sinhue, al final ya se acostumbraron.


No al dedazo

Eso fue lo que fueron a decir los panistas de Guanajuato, al líder de los azules a nivel nacional, Marko Cortés, porque no estaban de acuerdo en que se diera una imposición a los puestos políticos.

Sin dar tantas vueltas quien abrió la caja de pandora fue el mismo Marko Cortés, quien al estilo de AMLO abrió la boca en una entrevista y creyó que no tendría repercusiones, ahora se ve a su candidata Ale Gutiérrez alejada y sin hacer caso porque aún tiene la esperanza que será nombrada candidata.

Veremos que tanto caso hacen, porque de ser así las cosas cambian.

Aquí sí aplica que calladito se ve más bonito…


Este martes me despido sin pasar por Celaya no me vaya a tocar el coscorrón, nos vemos la próxima porque recuerde que el que “no cae, resbala”. Compartir en WhatsApp

Comentários


bottom of page