top of page
5000-x-1000.png
banner.png
  • Foto del escritorLa Noticia al Punto

Algoritmos del 10 de agosto, por Claudia Padilla



Este jueves nos encontramos con aquellos que se pasaron de jurisdicción y los que ya no ven por dónde les llega…


¿EQUIVOCACIÓN?

Eso fue lo que quisieron dar a conocer elementos de la Policía Municipal de Celaya, cuando se metieron a la casa del director de Seguridad Pública de Villagrán, Mauricio García Osorio, y literal le dieron hasta con la cubeta.

Pero antes de que los elementos lloraran con el jefe de que les habían pegado por hacer su “trabajo”, tenían que justificar qué estaban haciendo en la comunidad de San Antonio de las Maravillas, en Juventino Rosas, donde ingresaron a la casa de uno de sus habitantes y le dieron tremenda golpiza.

Eso fue lo que hizo que todos se hicieran bolas, porque los policías que arrancaron las cámaras de la casa de García Osorio creyeron que se habían llevado la evidencia de cómo le rompieron los cuatro dientes delanteros al director de Villagrán, y partido la cabeza de su hermana.

Los seis elementos dieron su versión, sin corroborar, se mandó un boletín diciendo que los policías habían sido “zapeados” por hombres y mujeres malos que los agredieron por únicamente trabajar al revisar un vehículo que no traía placas.

Posteriormente se trabaja otro boletín, donde ¡zaz! los buenos policías aquellos que fueron pateados, fueron dados de baja de manera inmediata, aunque no se detallaban los hechos, así equis no más…

Pero faltaba más, pues esos mismos “angelitos” fueron los que no solamente golpearon hasta cansarse a Mauricio García, quien les decía quién era y no le creían, sino que también fueron señalados, que consta en la carpeta de investigación, que robaron dinero de la tienda del director de Seguridad Pública de Villagrán.

Todo quedó en múltiples videos, donde se demostraba la agresión de los policías hacía civiles, como fueron llamados por las autoridades celayenses.

Pero la pregunta sigue, ¿qué hacían policías de Celaya en Juventino Rosas?, no había un operativo intermunicipal, no había una orden, no había nada para justificar la estancia.

Además, la comunidad es conocida donde fueron escondidos algunos familiares de un grupo criminal al que llaman local.

La pregunta sigue en el aire y seguirá, ¿qué hacían ahí?, no hace falta echarle mucha cabeza.

Hasta se hicieron bolas….


PROBLEMÓN

Por ese “detalle” (ironía) tremendo problema es que tiene que pasar ahora Celaya, pues esto ha ocasionado un conflicto con Villagrán, quien dijo llegará hasta las últimas consecuencias, porque tampoco se van a dejar que entren elementos y hagan lo que quieran.

Las declaraciones hechas por los regidores de oposición de Celaya, tampoco ayudan mucho, pero como siempre lo hemos dicho, faltan la comunicación interna para que vayan bajo la misma sintonía.

A ver, hay cosas que no se pueden ocultar, como los vídeos (que no son los primeros) donde los policías celayenses actúan violando todo tipo de protocolo, y no lo digo yo, lo dijeron los mismos jefes policíacos, el secretario del Ayuntamiento, y los boletines no pensados.


La demanda

Ahora el director de la Policía Municipal de Villagrán, Mauricio García, quien también fuera más de una década director de Seguridad Pública de Juventino Rosas, demandó a los elementos policiacos de Celaya por todos los delitos que se puedan, pero ahora sería por lesiones y daños.

Los seis elementos que participaron ahora ya no están en la corporación y se tendrán que rascar con sus propias uñas.

Aplicamos de nueva cuenta, no hagas cosas malas y justifiquen que son buenas, bueno algo así…


Yo este jueves me despido sin cuadrarme y sin pasar por Celaya y Villagrán porque ahí no se identifican, nos vemos la próxima porque recuerde que el que “no cae, resbala”.


bottom of page