• La Noticia al Punto

Agripino solo escucha si salimos a la calle, aseguran estudiantes en nueva marcha.

El contigente feminista reclamó el nombramiento de Rodrigo Nájera, señalado por acoso, como directivo de la Universidad, además de la promoción que ha hecho la institución para la conciliación agresor-víctima.

Seguros de que solo con marchas, paros y manifestaciones son escuchados por Luis Felipe Guerrero Agripino, rector general de la Universidad de Guanajuato, estudiantes salieron y tomaron las calles para evidenciar el incumplimiento a los compromisos pactados por la seguridad del alumnado.

Las calles del centro de la ciudad y el edificio central de la Universidad de Guanajuato revivieron el sentimiento de lucha de una comunidad estudiantil que desde el 4 de diciembre tiene claro de que no volverá a callar. El movimiento estudiantil se apoderó del centro de la capital del estado para exigir a las autoridades universitarias que cumplan con los compromisos que pactaron hace dos meses, después de seis días de paro.

Sin mostrar voluntad política para terminar con la violencia al interior de la institución, las autoridades de la Universidad de Guanajuato han integrado comisiones de igualdad y seguridad con personas señaladas por acoso. El rector general, Luis Felipe Guerrero Agripino, también tomó la decisión de nombrar como director de Comunicación y Enlace a Rodrigo Nájera Trujillo, profesor señalado por acosar a estudiantes.

Al frente del contingente que se reunió en la plaza Allende, alumnas feministas exigían la salida de los acosadores de los salones de clase, de las comisiones de igualdad y seguridad que, propone la UG, sean las que den seguimiento a las denuncias de acoso que se presenten ante la institución.


La falta de un protocolo efectivo que incentive la denuncia ha llevado a alumnas a no querer ir a acusar a sus agresores ante las ventanillas de UGénero.

En el desplegado leído por el contingente feminista de la Universidad de Guanajuato se condenaron las acciones y decisiones tomadas por Luis Felipe Guerrero Agripino: dejar fuera de las comisiones de igualdad a expertas en temas de género, promover la conciliación entre agresor-víctima y no creer a las víctimas.

Después de caminar del teatro Cervantes a la calle Lascuráin de Retana, el contingente no dudo en entrar al edificio central donde se encuentran las oficinas de Guerrero Agripino.

¡Que lo vengan a ver, que lo vengan a ver, ese no es un rector, es un fascista, macho, burgués! No dejó de retumbar en el histórico edificio que fue remodelado con mármol por Luis Felipe Guerrero Agripino.


Pasaron por el patio de la División de Derecho, Política y Gobierno para después terminar en el inmueble continuo al edificio central: el antiguo Patio Jesuita.

Sin ser atendidos por autoridades, volvieron a leer el manifestó de la comunidad, donde se enumeran los incumplimientos de Guerrero Agripino y el pronunciamiento del contingente feminista que dejó claro a las “autoridades negligentes” que las instancias de denuncias son deficientes y encubren a los agresores.


¡Agri quiere paro!

Ante el incumplimiento, alumnos dejaron claro que el movimiento sigue, mientras no exista el compromiso real para mejorar la situación de violencia e inseguridad que vive la comunidad.

En siete puntos resumieron los compromisos no cumplidos por la Universidad de Guanajuato, que motivaron la marcha de este martes y posible paro para los próximos días.

1-Ha ignorado nuestras sugerencias y peticiones para dar seguimiento al convenio.

2-La UG creó comisiones que simulan dar seguimiento apropiado al convenio porque los criterios de selección no se hicieron públicos, el único requisito era una carta de motivos, la 3-UG no dialogó con la comunidad estudiantil la creación de las comisiones y resultaron seleccionadas personas a conveniencia de la UG y no de los estudiantes.

3-Docentes culpables de violencia de género o sexual no han sido expulsados de la UG.

4-Existen represalias por parte de las autoridades: hostigamiento, intimidación, trabas de trámites, a estudiantes que participaron en el paro.

5-El problema de machismo dentro de la UG que menosprecia las denuncias de acoso y abuso protege a acosadores, abusadores y violadores.

6-El rector general, Luis Felipe Guerrero, ha designado como director de Comunicación a Jesús Rodrigo Nájera, señalado en repetidas ocasiones por acoso sexual.

7-Las autoridades no reconocen el problema de seguridad que se vive en todo el estado de Guanajuato.


Salir a las calles y presentarse en el edificio central con la marcha fue suficiente para el rector general escuchara los reclamos estudiantiles, aunque no directamente porque, aunque la Rectoría permaneció abierta, no hubo nadie que se acercara al contingente.

Luis Felipe Guerrero optó por enviar un comunicado a través de redes sociales, en el que dice estar abierto a las propuestas de la comunidad para encontrar mecanismos de participación.

Sin embargo, la respuesta institucional que se leyó en el patio jesuita no convenció a los cientos de estudiantes que comenzaron a entonar: ¡Agri quiere paro!


UG no cree a las víctimas

No ha pasado ni un mes desde que la Universidad de Guanajuato presentó el decálogo contra la violencia de género en la institución y ya comenzó a incumplirse.

El contingente feminista evidenció la incongruencia de los discursos de Guerrero Agripino con la realidad, al promover un decálogo que fue el primero en romper.

El primer punto del decálogo presentado a finales de enero dicta:

Confiamos en las víctimas y respetamos los derechos humanos

Sin embargo, la primera muestra de que el compromiso se limitó a un evento de protocolo, un discurso y un papel, quedó evidenciada cuando el rector general contrató a Rodrigo Nájera como director de Comunicación, después de haber sido señalado por acoso durante el muro de denuncias que se instaló los días de paro.


“Exigimos congruencia en su actuar y decir, ya que no tendríamos por qué estar denunciando que nuestros acosadores y agresores siguen en los espacios universitarios. Condenamos la falta de credibilidad a las víctimas, porque si no denuncian formalmente es porque sus instrumentos para hacerlo son ineficientes”.

El contingente de alumnas feministas llamó a las autoridades universitarias a que pongan especial atención en los nombres que aparecieron en el muro de las denuncias.

En su mensaje, también apoyaron a las profesoras de la UG que han sido perseguidas, hostigadas y reprimidas por incluir el feminismo en sus cátedras.

“Reiteramos nuestro apoyo a todas las académicas feministas que han sido ignoradas, hostigadas, que se les ha vulnerado su libertad de cátedra por sus ideales, evidenciando el sistema patriarcal en la UG, donde se criminaliza y censura la lucha feminista”.

La comunidad estudiantil abandonó el edificio central de la Universidad minutos antes de las 15:00 horas, pero con la advertencia de que regresarán a exigir a las autoridades que cumplan con los compromisos por la seguridad.

Fuente: POPLab

https://poplab.mx/article/Agripinosoloescuchasisalimosalacalleaseguranestudiantesennuevamarcha



Compartir por Whatsapp

Compartir por Telegram