• La Noticia al Punto

7 de cada 10 mexicanos desempleados por covid ganaban entre 1 y 2 salarios mínimos

La emergencia sanitaria por covid-19 incrementa las desigualdades laborales en el país, ya que 68.7 por ciento de los mexicanos despedidos por la crisis ganaban de uno a dos salarios mínimos, por lo que la población de escasos recursos es la que reciente en mayor medida el impacto del desempleo.


Los sectores que sobresalen por la pérdida de fuentes de trabajo con bajos salarios son: construcción en primer término, con 158 mil despidos; servicios a empresas, personas y el hogar con 122 mil; y en tercer lugar la industria de la transformación, con 50 mil, que son exactamente los tres rubros con mayor pérdida de empleo a nivel nacional.

En contraste, los trabajadores que más ganan (10 salarios mínimos en adelante) son los que menos impacto tuvieron por desempleo con 0.56 por ciento.

Quienes ingresan más de 1 y hasta 2 salarios mínimos concentraron 68.7 por ciento de los despidos, y junto con los que ingresan más de 2 a 5 veces el salario mínimo (26.5 por ciento) suman el 95.2 por ciento del total. En las antípodas, trabajadores con salarios superiores a 10 veces el salario mínimo son los que menos impacto tuvieron con el 0.56 por ciento”, establece el estudio “El golpe de la pandemia al empleo formal en México: Saldos preliminares”.

El informe elaborado por Guillermo y Fidel Olivera del Centro Regional de Investigaciones Multidisciplinarias (CRIMM) de la UNAM señala que dos tercios de las personas que perdieron su trabajo son hombres (68.7 por ciento) y un tercio son mujeres (31.3 por ciento).

En todos los rangos salariales, a su vez, fueron los hombres quienes principalmente se quedaron sin trabajo, en todos los casos muy por arriba de los dos tercios. La única excepción fue en el rango de salarios equivalente a 1 salario mínimo, en el que las mujeres son las que representan dos tercios del total, y esto solo se presentó en los servicios a las empresas, las personas y el hogar”, indicó.

Con respecto a la edad de los trabajadores que perdieron su trabajo se observa que 62.8 por ciento se ubica por debajo de los 40 años; el 21.9 por ciento tiene entre 25 y 29 años de edad, y 18.2 por ciento restante de 20 a 24 años.

Se trata de un segmento de población cuyo ciclo de vida corresponde al de familias con dependientes económicos. Lo que puede significar, entre otras cosas, un incremento sustancial de la vulnerabilidad social, dado que la gran mayoría de las personas sólo cuenta con su fuerza de trabajo para generar los recursos que necesita para la satisfacción de sus necesidades. 

En este escenario, el golpe a la economía familiar de un grupo importante de la población puede ser de magnitudes catastróficas”, alertó.

El estudio del CRIMM toma como base los datos del Instituto Mexicano del Seguro Social, que indican que en abril se perdieron 555 mil empleos y en marzo 600 mil, únicamente en el sector formal de la economía, que se concentraron en cinco entidades, cuatro de ellas con economías diversificadas y fuertemente urbanizadas: Ciudad de México 19.1 por ciento; Nuevo León, 9.6 por ciento; Jalisco 6.9  por ciento , Estado de México 6.7 por ciento, así como una especializada en servicios turísticos (Quintana Roo, 8.1 %). 

Fuente Informativa: Excelsior

Compartir por Whatsapp

Compartir por Telegram