2doAniv_v2.jpeg
2do-aniversario-juvenutudes--campaña-VD2N (1).png
w-945x520px.jpg
  • La Noticia al Punto

13 de septiembre, Día de los Niños Héroes

Los Niños Héroes fueron seis cadetes que, cuando los norteamericanos habían logrado invadir México y llegar al Castillo de Chapultepec en 1847, decidieron luchar ferozmente en contra del enemigo. Sus nombres eran: Juan de la Barrera, Juan Escutia, Agustín Melgar, Vicente Suárez, Fernando Montes de Oca y Francisco Márquez. Es importante señalar que de estos jovencitos solo Francisco tenía doce años. Los demás cadetes tenían entre trece y diecinueve años. Aun así, se trató de hombres muy jóvenes que tuvieron la opción de huir pero que la rechazaron y todo por su amor a la Patria.


La vida de estos militares fue muy corta, pero el legado de su valentía continúa siendo motivo de homenaje, es por ello que el 13 de septiembre es considerado el día de los Niños Héroes. Entre estos niños se destaca Juan Escutia, quien, encontrándose en el Castillo y al notar el avance inminente de las tropas enemigas, optó por envolverse en la Bandera de México y lanzarse a las rocas. Esto lo hizo para evitar que la Bandera fuera mancillada por los norteamericanos ante su victoria.



Historia de la Batalla de Chapultepec


La Batalla de Chapultepec fue uno de los últimos enfrentamientos que hubo durante la invasión Estadounidense a México entre los años 1846 y 1848, antes de llegar al punto cumbre del conflicto bélico.


La milicia norteamericana avanzaba decisivamente hacia la capital mexicana, pues salió victoriosa de las batallas de Padierna, Churubusco y Molino del Rey. Esta última tuvo lugar muy cerca del bosque de Chapultepec, por donde ya se contemplaba que las fuerzas invasoras avanzarían.


El área estaba bajo el mando del General Nicolás Bravo, héroe de la Independencia de México; quien nunca imaginó que el caos invadiría la organización del cuerpo militar nacional y no tuvo más remedio que luchar con una estrategia casi improvisada.


Sin embargo y a pesar del impacto negativo que la Batalla de Chapultepec tuvo sobre el país en ese momento, su conmemoración es motivo de orgullo nacional; por el ejemplo de patriotismo que es La historia de los Niños Héroes, leyenda que nació aquél 13 de septiembre de 1847.


Causas de la Batalla de Chapultepec


¿Cuál fue el motivo de la Batalla de Chapultepec? El ejército Estadounidense había invadido el territorio mexicano con la única intención de expandir su territorio, tomando la zona entre el Río Bravo y el Río Nueces; además de querer cobrarle al gobierno de México una indemnización por los daños causados en Texas por el movimiento de Independencia.


Previo a La Batalla de Chapultepec


Desde la llegada de las fuerzas Estadounidenses al puerto de Veracruz, el México Independiente reflejaba en sus acciones de defensa la pobre administración de la que sufría y aunque sus soldados eran fuertes y valientes; no se supo aprovechar la potencia bélica nacional.


El Ejército Norteamericano había logrado la victoria en las batallas de Padierna, Churubusco y Molino del Rey, a lo largo del Valle de México. Por su trayectoria, los defensores de la patria ya sospechaban que la invasión Norteamericana avanzara por Chapultepec.


¿En dónde fue la Batalla de Chapultepec? El cerro de Chapultepec era la última línea de defensa entre los invasores y el corazón del país. Lo único que se encontraba en el área era el antiguo Castillo de Chapultepec; una construcción que servía como casa de descanso a los antiguos virreyes españoles y que se había convertido en el Heroico Colegio Militar.


La Batalla de Chapultepec


Sin embargo y a pesar de que el director del colegio, el General Mariano Monterde; le pidió a los cadetes regresar a sus hogares, hubo muchos voluntarios que le pidieron permiso de quedarse acuartelados y defender a la patria junto a la improvisada armada que se formó con los soldados sobrevivientes de los enfrentamientos anteriores.


Previó al ataque del Ejército Norteamericano, se habían hecho construcciones alrededor del cerro y el castillo para solidificar la defensa del territorio. Durante todo el día y toda la noche del 12 de septiembre, los invasores bombardearon las defensas y el Castillo de Chapultepec.


A las 8 de la mañana del 13 de septiembre de 1847, dio inicio la Batalla de Chapultepec.


Nicolás Bravo había solicitado con anticipación que se enviará al Batallón de San Blas y toda la ayuda posible al Castillo de Chapultepec; pues era consciente de la situación en el territorio y estaba seguro que atravesarlo derribando el castillo era la estrategia segura del enemigo.


Sin embargo, el general Antonio López de Santa Anna concentró la defensa al oriente del Bosque de Chapultepec, en donde él mismo se encontraba repeliendo un ataque.


Santa Anna se dio cuenta demasiado tarde que el verdadero ataque se dirigía al Castillo y que era por occidente donde se decidiría el destino de la Batalla de Chapultepec.


Santa Anna no pudo hacer más que enviar únicamente al valeroso Batallón de San Blas, quienes llegaron para batirse contra las fuerzas estadounidenses a los pies del cerro.


El Coronel Felipe Santiago Xicoténcatl había pertenecido a la Guardia de Tlaxcala, llegando a ser nombrado teniente por Vicente Guerrero. Tomó parte de la pacificación de Yucatán y Tabasco, así como de la toma de Guadalajara en favor del sistema Republicano Federal.


También evitó una rebelión en Puebla, lo que le valió el liderazgo del Batallón de Lagos. Cuando la invasión Norteamericana comenzó, Felipe Santiago Xicoténcatl cae gravemente herido durante la Batalla de la Angostura; por lo que lo trasladan para su recuperación a Guadalajara.


Después, se dirige a San Luis Potosí para convertirse en el Coronel del Batallón de San Blas. Durante la Batalla de Chapultepec, acude con sus tropas en auxilio de los combatientes que se acuartelaron en el castillo. El valiente cuerpo armado se ve superado en número y comienza a caer rápidamente.


En el Castillo, un pequeño grupo de 800 soldados y no más de 60 cadetes del Heroico Colegio Militar esperaban a los invasores para hacerles frente. Ahí comenzó lo que se conoce como el “Martirio Heroico de los Niños Héroes”.


Personajes de la Batalla de Chapultepec

  • General Nicolás Bravo: Antiguo Héroe de la Independencia que tenía a su cargo el territorio de Chapultepec. Solicitó la fortificación de la defensa en el Castillo y concentrar los esfuerzos ahí, pero no fue escuchado a tiempo.

  • Antonio López de Santa Anna y Juan Álvarez: Ambos fueron héroes de la Independencia de México, pero no llegaron a tiempo para defender como se debía al Castillo de Chapultepec.

  • General Mariano Monterde: Director del Heroico Colegio Militar. Ordenó a los jóvenes regresar a sus hogares y permitió que se quedaran quienes así lo quisieran. Combatió a lado de sus alumnos y fue tomado prisionero el día de la Batalla de Chapultepec.

  • El Coronel Felipe Santiago Xicoténcatl y el Batallón de San Blas: El Batallón de San Blas fue uno de los cuerpos militares que surgieron para hacer frente a las tropas invasoras estadounidenses. Defendió valientemente a la madre patria en la Batalla de Cerro Gordo y la Batalla de Chapultepec.

  • Su líder, el Coronel Felipe Santiago Xicoténcatl era un experimentado y fiero militar que cayó de la manera más honorable junto a su batallón durante la Batalla de Chapultepec.

  • Los Niños Héroes, cadetes del Heroico Colegio Militar: Las cifras van desde 45 a 80 los alumnos del Colegio Militar que decidieron quedarse y hacer frente al invasor, defendiendo su escuela y a la madre patria.


Fuente: Cadena Política

Por: Fernanda Lugo


Compartir en WhatsApp

Compartir en Telegram

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo