top of page
2do-aniversario-juvenutudes--campaña-VD2N (1).png
2doAniv_v2.jpeg
  • La Noticia al Punto

12 de julio, Día del Abogado

El Día del Abogado en México se conmemora el 12 de julio. Aunque para muchos este día simboliza la conmemoración de esta vocación que colabora en la defensa de la justicia, no todos conocen a qué se debe la elección de esta fecha para su celebración.


En México, desde 1960 se celebra cada 12 de julio el Día del Abogado, según decreto presidencial de Adolfo López Mateos. Sin embargo, la historia de esta conmemoración se remonta a casi 500 años, cuando México aún se encontraba bajo dominio español. Pero, ¿por qué se escogió esta fecha?


Según documentos históricos, el 12 de julio de 1553 se estableció en el Virreinato de la Nueva España la primera cátedra para la enseñanza del Derecho, cátedra que se impartió luego de que en el país se estableció la Real y Pontificia Universidad de México el 25 de enero de 1553.



Por esta razón, esta fecha quedó marcada como una fecha conmemorativa para esta profesión, y que fuese luego, en 1960, oficialmente reconocida después de realizada una petición de un comité encabezado por el fundador del Diario de México, Don Federico Bracamontes.


El abogado de ahora


En el mundo de la digitalización y de las fronteras derribadas por la tecnología, el abogado requiere consolidar hoy su managment, para impulsar el valor propio de su gestión y el de la firma para la que trabaja. En ese sentido, existen cuatro elementos en los que puede crecer, para transformarse en el jurista del futuro:

  • Comunicación: Los abogados deben saber expresarse oralmente, tener buenas habilidades de comunicación escrita y también ser buenos oyentes. Esto será valioso, para poder argumentar de manera convincente en la sala del tribunal ante jurados y jueces y de cara a las personas/clientes con los que interactúan. Deben ser agradables, persuasivos y capaces de entender a los demás.

  • Analítica: La práctica de la abogacía implica absorber grandes cantidades de información, para luego transformarla en algo manejable y lógico. A veces, habrá más de una conclusión razonable o más de un precedente aplicable para resolver una situación y el abogado debe tener las habilidades evaluativas para elegir cuál es la más adecuada.

  • Investigación: Del mismo modo, ser capaz de investigar de forma rápida y eficaz es fundamental para comprender a los clientes, sus necesidades y preparar estrategias legales. Los abogados exitosos saben que la preparación de estrategias legales requiere absorber y comprender grandes cantidades de información y luego resumirlas en algo manejable y útil. Aquí la tecnología supone un apoyo importante.

  • Destreza tecnológica: Hoy en día, las tecnologías son parte imprescindible del trabajo de un abogado. Las firmas legales no solo usan el correo electrónico o internet para la consulta de documentos. Ya es frecuente que tengan instalados software de gestión, programas de seguimiento automatizados e incluso soluciones que les facilitan la generación de facturas y presupuestos.

Directamente en México, los abogados se enfrentan a diferentes situaciones que influyen en su gestión. De acuerdo con Ivan Rodríguez, especialista en proyectos de transformación digital para los poderes judiciales del país azteca, los presupuestos que asignan los gobiernos a la justicia son muy bajos.


“Muchas veces, ese es uno de los grandes problemas que se generan por contar con poco personal, que la infraestructura física sea insuficiente o que se encuentre en mal estado”, agrega el experto.


Rodríguez asegura que estos escenarios influyen en que el servidor público no tenga la capacitación suficiente para realizar mejor su función y, por supuesto, que no se invierta ni aproveche la implementación de tecnología al servicio de la justicia como debería.


Fuente: Cadena Política

Por: HB


Compartir en WhatsApp

Compartir en Telegram

0 comentarios
bottom of page